MADRID, 9 Mar. (Portaltic/EP) -

El servicio de almacenamiento e intercambio de archivos Hotfile podría seguir los pasos a Megaupload. La Asociación Cinematográfica de América ha pedido al tribunal de EE.UU. el cierre del sitio por promover descargas de obras con derechos de autor. La compañía de descargas, que tiene su sede en Panamá, se ha convertido en el nuevo objetivo de la gran industria del cine y podría ser cerrado de inmediato.

La Motion Picture Association of America MPAA (Asociación Cinematográfica de America), ha presentado una demanda en un tribunal federal en Florida argumentando que el servicio de almacenamiento de archivos Hotfile infringe los derechos de autor y es responsable de unos 1.000 millones de descargas ilegales de obras literarias, películas y programas de televisión, entre otros.

Esta asociación ha acusado al sitio Hotfile de promover la infracción de contenidos con copyright de forma masiva. Según argumenta, más del 90 por ciento de los contenidos descargados eran documentos protegidos por derechos.

Si esta demanda prospera, se tomarán medidas contra el sitio sin la necesidad de un largo juicio, como ocurrió con Megaupload. De momento, Hotfile permite a los usuarios cargar y distribuir archivos de forma gratuita, pero a velocidades restringidas.

Al igual que hacía Megaupload, también permite a los usuarios hacerse una cuenta 'premium' para poder realizar descargas sin límites de velocidad a precios que van desde los 9 dólares al mes (6,80 euros) a los 55 dólares al año (41,5 euros). Además, ofrece un programa para los afiliados que compensa a todos aquellos que suben archivos populares, según la denuncia presentada.

PARA COMPETIR CON MEGAUPLOAD

Esta página comete delitos similares a los que presuntamente cometía Megaupload, según la MPAA, ya que el sitio liderado por el neozelandés Kim Schmitz, también compensaba a aquellos usuarios que subían a la página contenidos populares. Según la denuncia presentada por la MPAA, "Los acusados han llegado a admitir que formaron Hotfile para competir con Megaupload".

Según ha publicado la BBC, para evitar su cierre, el servidor Hotfile ha señalado en su página web que realizará cambios para "facilitar la identificación de los infractores reincidentes". Además ha comunicado que borrará ciertas cuentas de usuarios y añadirá una "huella digital" de tecnología para bloquear archivos con derechos de autor, evitar que sean cargados y también ha cambiado la forma de sus pagos.

Al parecer, todos los cambios son pocos para evitar seguir los pasos de Megaupload, que fue cerrado por el FBI y sus fundadores fueron encarcelados, aunque ya se han puesto en libertad bajo fianza.

Servicios similares pronto temieron ser el siguiente objetivo. Estas páginas borraron masivamente todos aquellos archivos que tienen derechos de autor o estaban protegidos. Esto ha provocado una huída de los usuarios hacia otras alternativas de intercambio de archivos, como los programas P2P.