El presidente del Real Betis, Miguel Guillén, ha dicho que él y el administrador judicial del paquete mayoritario de las acciones del club, Juan Antonio Bosch, han "trasladado un mensaje de confianza y ánimo" a los jugadores, con los que se han reunido hoy.
A pesar de las cinco jornadas consecutivas sin ganar, Guillén cree que el Betis tiene "los mimbres para lograr el objetivo" y ha pedido a los futbolistas "que le pongan coraje a los últimos partidos, que tengan serenidad para afrontar lo que queda".
El dirigente bético ha señalado que "la plantilla ha agradecido la visita, porque piensa que le va a venir muy bien" y ha revelado que los futbolistas "están con confianza para afrontar lo que viene".
Guillén se ha mostrado comprensivo con los silbidos dirigidos al equipo el domingo pues piensa que "la afición es soberana y muestra signos de enfado cuando los resultados no son buenos".
Por último, el mandatario verdiblanco ha anunciado que "no hace falta continuar con el silencio" impuesto a los futbolistas durante la semana pasada y ha recalcado que "esta medida se tomó desde el club, todos los estamentos del club estaban de acuerdo" si bien ha reconocido que "no dio el resultado esperado".