El delantero sueco del Milan Zlatan Ibrahimovic volverá a enfrentarse este miércoles al que fuera su equipo, el Barcelona. "No sé si le daré la mano a Guardiola" ha dicho Ibrahimovic, quien no esconde su simpatía por su exequipo: "Quiero que el Barcelona gane la Liga. Sigo en contacto con muchos jugadores del Barcelona. Con ellos tengo relación y no me avergüenzo de ello".
"Estamos listos. Este partido se esperaba en el sorteo, aunque si hubiese venido otro rival, mejor. Lo que pasa, pasa y esperemos que todo sea positivo. Debemos hacer todos un partido perfecto. Jugamos contra los más fuertes del mundo en los últimos cinco años. Antes del partido no vamos a darlo por perdido, pero necesitamos un encuentro perfecto", ha añadido.
Ibrahimovic reconoce que espera seguir en el Milan la próxima temporada: "Estoy muy bien aquí y espero poder continuar. Lo importante es que el equipo gane y que siga mi buen momento de forma. Lo hemos preparado todo muy bien y esperemos que salga las cosas como están previstas. Mi familia está bien en Italia, que es mi segunda casa y veo mi futuro aquí. El entrenador me quiere, los 'tifosi' también, la plantilla es fuerte, todo está perfecto".
Aunque piensa que su equipo debería ser fiel a su estilo, Ibrahimovic no esconde que podrían tomar más precauciones de las habituales debido a la calidad del rival: "Contra el Barça se debe jugar a nuestro estilo, haciendo valer la calidad y la afición. No me gustaría jugar de manera defensiva, pero se entenderá si es lo que pide el entrenador. Somos el único equipo italiano en Europa. Para un atacante es más complicado jugar en Italia que en España. Allí todo es más estilista, más de calidad y de toque".
"Estoy en paz conmigo mismo"
El partido le permitirá reencontrarse con Guardiola. "No sé si le daré la mano a Guardiola. Lo que pasó pasó y lo que suceda, sucederá. Él tiene sus problemas y yo los míos. La vida va adelante. Estoy en paz conmigo mismo y cada día sale el sol", ha declarado al respecto.
Barcelona y Milan ya se enfrentaron en la fase de grupos, pero ahora Ibrahimovic piensa que los azulgrana serán un rival más complicado: "El Barça crece partido a partido y serán más fuertes que la otra vez".
El sueco no se considera la gran esperanza del Milan en esta eliminatoria: "No soy la única esperanza del Milan. Las cosas salen por el sacrificio colectivo. Estoy haciendo goles, pero no solo yo, todos. Espero continuar con mi estilo, sin mirar lo que hagan el resto de jugadores. Eso no me preocupa. Lo importante es jugar bien y exponer mi calidad. La cotización del equipo y personal mejoraría si ganamos la Champions League".
"Messi es el mejor del mundo"
Aprovechó también su comparecencia ante la prensa para elogiar a Messi, "el mejor del mundo, sin duda". "Está batiendo todos los records. Me alegro mucho por todo lo que está haciendo. Verle jugar es divertido y espero que no se canse nunca de crecer".
Ibrahimovic pasó un año en el Barcelona, un periodo corto, pero intenso: "Cuando fiché por el Barcelona fue un sueño, como para todos. Me fastidia que sólo fuera un año. No se sabe qué pasará en el futuro, cualquier cosa puede cambiar. En otros equipos podré conseguir lo que allí me dejé. Quería jugar contra los más grandes. Ahora sólo quiero continuar lo que estoy haciendo. Me conozco y sé cuáles son mis cualidades".
"Un segundo año hubiese sido mejor por la adaptación. Estuve bien allí. Fue mi primer mejor año en todos los equipos que estuve. No tengo tiempo para pensar en el pasado", ha expresado el sueco.