Maximizar el rendimiento de los neumáticos, lo más importante
Durante la pretemporada los equipos y los pilotos dijeron que hasta Australia no se sabría a ciencia cierta la posición de cada uno en cuanto a competitividad. Tras dos carreras, ese orden sigue siendo engañoso si miramos la clasificación mundial provisional. La prensa internacional se ha dado cuenta de ello y asegura que la victoria de Fernando Alonso en Malasia fue una "maximización de la miseria", como asegura el periódico finlandés Turum Sanomat. Los equipos ya advierten de que quien mejor controle los neumáticos en cada carrera tendrá más papeletas para ganar el mundial.

Pese a que el español de Ferrari es ahora el líder del mundial, casi todos están de acuerdo en que es McLaren el coche 'dominador' de la parrilla. Pero tanto Lewis Hamilton como Jenson Button tuvieron problemas el pasado domingo en Sepang, mientras que el rendimiento de Mercedes en las clasificaciones está levantando ampollas entre los favoritos. Incluso Fernando Alonso sabe que su primera posición provisional es casi un espejismo: "No hay más superioridad que el año pasado, ni siquiera que en los dos años anteriores", asegura el ganador del Gran Premio de Malasia. "Todo parece estar más abierto".

Entonces ¿cuál es la clave para ganar en 2012? Red Bull Racing era imbatible el año pasado prácticamente sobre cualquier circunstancia: sobre seco, sobre mojado, circuitos rápidos y lentos… Ahora, no. Las primeras hipótesis dicen que, desterrados los difusores soplados, ya no importa tener a Adrian Newey como ingeniero o a Sebastian Vettel como piloto; lo importante ahora es cómo cada equipo y cada piloto maximiza el rendimiento de los nuevos neumáticos Pirelli de 2012.

"Eso es probablemente lo más importante ahora mismo", asegura el jefe de Red Bull, Christian Horner a la agencia de noticias DPA. "Coches diferentes son rápidos en diferentes momentos", asevera tras ver al Sauber de Sergio Pérez a punto de alcanzar al Ferrari de Fernando Alonso y ganar la carrera malasia en las últimas vueltas.

En Auto Motor und Sport, Horner desarrolla su teoría: "Si no se está 'en la ventana', no se está en ningún lugar. Y esa es la diferencia entre un compuesto y otro, y de piloto a otro piloto". Su colega de McLaren, Martin Whitmarsh, está de acuerdo: "Creo que lo único bueno es que va a ser un buen año para los aficionados", sonríe consciente del duro trabajo que les espera. "Nadie podría decir con seguridad qué va a pasar este año. Y así es como debería ser", declara a la publicación alemana Focus.
Por Héctor Campos