La afición txuri urdin está molesta tras conocer que varios jugadores de la Real Sociedad se quedaron de fiesta en Madrid con permiso de Montanier tras perder por 5-1 en el Santiago Bernabéu, donde ofrecieron una imagen muy mala sobre el terreno de juego.
Elustondo, Griezmann, Toño, Xabi Prieto, De la Bella, Vela y Ansotegi son los jugadores que no habrían subido al vuelo chárter para pasar la noche en un reservado de la conocida discoteca Gabana. El descanso se prolongó hasta el domingo, y los jugadores lo aprovecharon para salir por la zona de La Latina.
Ifrán y Demidov tampoco regresaron a San Sebastián para coger en Barajas vuelos al extranjero, mientras que Rubén Pardo recibió la visita de sus padres.
El entrenador de la Real Sociedad, Philippe Montanier, y el capitán, Mikel Aranburu, restaron importancia a la salida nocturna. El técnico francés, que ha comparecido en Zubieta a petición propia ante los periodistas, acompañado por Aranburu, se ha responsabilizado del permiso concedido a su plantilla para que disfrutara de unas horas libres porque, según ha declarado, los jugadores tendrían "la cabeza despejada" ante el importante encuentro de este domingo contra el Rayo Vallecano.
El preparador realista ha recordado además que, después de jugar contra el Barcelona en la Ciudad Condal, también dejó que sus hombres tuvieran libertad de movimientos y disfrutaran de dos días de fiesta, y ha enmarcado su decisión en la carga de trabajo que había soportado su equipo, tras afrontar tres partidos en una semana con dos salidas a Madrid.
El capitán Mikel Aranburu, por su parte, ha relatado que después de jugar contra el Real Madrid algunos de sus compañeros aprovecharon "para estar con sus familias y otros hicieron sus planes" y ha comentado que, en su opinión, lo que ocurrió fue que "varios amigos pasaron unas horas juntos". El veterano jugador realista no cree que la salida nocturna tenga repercusiones de cara a la afición. "Depende de cómo se explique", ha dicho, y también ha recalcado que todo el vestuario se mostró "dolido" por la contundente derrota en Madrid.