El responsable de Red Bull entiende que el enfado de su piloto era lógico ante la pérdida de valioso puntos
Christian Horner afirma que el estallido verbal de Sebastian Vettel en Malasia era lógico debido a su estado de nerviosismo, y de ser consciente de lo que se jugaba cuando tras un toque con Karthikeyan se vio forzado a realizar una parada no programada en boxes. Vettel esperaba recabar puntos en la carrera y al final volvió de vacío de Sepang.

Un visiblemente molesto Sebastian Vettel arremetió contra Narain Karthikeyan, primero, en forma de gestos desde su coche durante la carrera, y más tarde de manera verbal ante todos los periodistas presentes en Sepang y que le preguntaron sobre el tema. Esto no parece preocupar, sino más bien llenar de comprensión a los directivos de su escudería, Red Bull, porque es el propio Christian Horner el que ha salido al paso de la polémica para defender a su hombre.

"Estos chicos pusieron un micrófono delante de él justo después de que haya perdido una cuarta posición y por supuesto, él estaba molesto, así que descargó su frustración", declaró Christian Horner en un programa de la cadena de televisión Sky.

"Creo que cualquier otro piloto en esa situación estaría totalmente molesto con la situación. Obviamente, los comisarios consideraron que Narain hizo mal y obraron en consecuencia. No creo que nadie pueda culpar a Sebastián por estar un poco frustrado en esa situación", añadió el británico.

También quiso mostrar que en la reunión post-carrera el germano se mostró más calmado, y dio el tema casi por zanjado cuando esta semana estuvo en las instalaciones de Milton-Keynes para trabajar con el simulador, y amade: "Obviamente, estaba frustrado porque pilotó muy bien, él se estaba acercando a Lewis. Por supuesto, tenía ganas de terminar la carrera de una manera positiva, y había muchos puntos en juego".

Por otra parte, Horner explicó detalladamente la secuencia de hechos que hicieron parecer que Vettel desobedeció órdenes de equipo. El director de RBR lo achacó a un malentendido provocado por el mal funcionamiento de sus radios. Guillaume 'Rocky' Rocquelin, ingeniero de pista del bicampeón, envió mensajes que fueron malinterpretados al no escuchar, el piloto, las órdenes debidamente.

En el choque con Karthikeyan, parece ser que los conductos de los frenos traseros sufrieron algún tipo de desperfecto y ello hizo saltar las alarmas en el box azul, de ahí las órdenes que finalmente el piloto no hizo caso. Otros observadores piensan que en caso de que Vettel hubiera abandonado -de hecho no atrapó punto alguno-, hubiese podido sustituir sin penalidad su caja de cambios para la siguiente carrera.
Por José M. Zapico