MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Francia exigirá a partir del próximo 1 de julio a todos los vehículos que circulen por sus vías estar equipados con un etilómetro, un aparato que impida su puesta en marcha en caso de que el conductor supere la tasa de alcohol permitida.

El dispositivo será obligatorio para todo tipo de vehículos a motor (excepto motocicletas), y para usuarios de cualquier nacionalidad, con lo que afectará a los conductores españoles que pasen la frontera, según indicó la patronal de transporte de mercancías por carretera Fenadismer.

El Gobierno galo ha convenido no obstante en conceder un plazo de cuatro meses de moratoria para informar a los conductores sobre la obligación de portar este dispositivo antes de sancionar.

En virtud de esta moratoria, aunque la obligación de instalar el etilómetro entra en vigor en julio, hasta el 1 de noviembre de este año no se sancionará por no contar con el nuevo equipamiento.

Según recuerda la patronal, en Francia en límite de alcohol permitido está fijado en 0,25 miligramos por litro de aire expirado, esto es, una tasa similar a la normativa española.

Asimismo, Fenadismer detalló en un comunicado que el etilómetro debe poseer un certificado de homologación, incluida la fecha de revisión, entregada por el fabricante.

Asimismo, deberá disponer de una etiqueta de certificación o un distintivo del fabricante que indique que cumple con los requisitos exigidos, entre ellos, que el vehículo quedará inmobilizado si se superan los límites de alcohol permitidos.