Triste noticia para el automovilismo. Ferdinand Alexander Porsche ha muerto, así lo ha comunicado Porsche tras perder a uno de los nombres más insignes de la marca. Con su muerte perdemos al nieto de Ferdinand Porsche, al hijo de Ferry Porsche y sobre todo, al artífice, al padre, de una de las mayores obras de arte del automovilismo: el Porsche 911.
El creador de la ya legendaria silueta del Porsche 911, creado como 901, ha muerto hoy a los 76 años en Salzburgo. Nacido el 11 de diciembre de 1935, tras haber estudiado diseño, Ferdinand se incorporó a las filas de Porsche en 1958 para trabajar en la oficina de ingeniería. 4 años más tarde, en 1962, habiendo demostrado su talento como diseñador, se convirtió en el Jefe del estudio de diseño de Porsche y un año más tarde dio vida al Porsche 901 y de este modo nacía una de las mayores sagas de automóviles de la historia con el 911.


En definitiva hoy nos deja uno de los talentos de la industria del automóvil, el padre de uno de los diseños con mayor personalidad, un artista, que además del 911 nos dejó en 1972 con el Porsche Design Studio, compañía de diseño independiente formada tras la formación de Porsche como sociedad anónima. Se retiró en 2005, pasando a ser presidente de honor del consejo de supervisión.
Hoy disfrutamos de la 7ª generación del Porsche 911 y lo hacemos gracias a él. Gracias Ferdinand Alexander Porsche. Descanse en paz.