Lo que al principio pensaban que era una “bolsa de basura”resultó ser un hombre vestido con un traje de buzo. Cambridge derrotó a OxfordCambridge se ha impuesto este sábado a Oxford en la 158 edición de la tradicional regata que ambas universidades disputan cada año, que tuvo que ser suspendida de forma momentánea tras la presencia de un nadador en las aguas del Támesis, quien a punto estuvo de ser arrollado por las embarcaciones.A ocho minutos del comienzo de la carrera, dominada ya por Cambridge, tuvo lugar el incidente, en donde un hombre vestido con un traje de buzo negro estuvo a punto de ser golpeado por los remos de la embarcación de Oxford.De esta forma, los organizadores decidieron que las dos embarcaciones regresaran al puente de Chiswick, mitad del recorrido, para reiniciar la prueba después de 30 minutos de parón.Sin embargo, los accidentes no terminaron ahí porque, al minuto de la reanudación de la carrera, ambas universidades cruzaron sus trayectorias y llegaron a chocar sus remos, rompiéndose así uno de los de Oxford.Además, mientras los hombres de Cambridge celebraban la victoria, Alex Wood, integrante de la tripulación de Oxford, tuvo que recibir tratamiento médico al perder el conocimiento en línea de meta.
No era una “bolsa de basura”

Tras la victoria en la regata, el presidente de Cambrigde, Dave Nelson, fue preguntado sobre el incidente del nadador. “De repente se escuchó un grito sobre una obstrucción en el agua y lo siguiente que recuerdo es ver la cabeza de una persona entre medias de los dos barcos”, explicó Nelson a las cámaras de la BBC inglesa.Además, el árbitro Garrett también habló sobre lo ocurrido en la regata. “Pensábamos que se trataba de una bolsa de basura pero nos dimos cuenta que de realmente era un nadador”, expresó.“No sabíamos que iba a ocurrir, si le iba a dar tiempo a salir del paso de las embarcaciones o no, y entonces nos dimos cuenta de que estaba esperando claramente a los botes. Por eso decidí parar la carrera y reanudarla después”, explicó Garrett.