El mandamás de la máxima categoría reconoció que no tiene el poder para definir si se hará o no elGranPremio. La carrera debería ser 22 de abril, pero las escuderías la ponen en duda

"No tenemos ningún medio para forzar a la gente a ir. No podemos decir: usted debe ir. No respetarían su acuerdo con nosotros al no acudir, pero eso no ayuda. Desde un punto de vista comercial, deben ir, pero les corresponde a ellos decidir", señaló el dirigente.

"Nadie me ha dicho otra cosa que: iremos a correr a Bahrein", añadió Bernie Ecclestone. "No estamos implicados en la política del país y no podemos decir quién tiene razón y quién no. Cuando se va a un país, hay que respetar la forma en que está dirigido así como sus leyes", agregó.

"Son las autoridades deportivas de este país las que pueden decir: preferimos no organizar esta competición. El promotor podría también decirlo si ve que hay riesgo", declaró.

Según la prensa inglesa, las escuderías de Fórmula 1 son reticentes a disputar la carrera. El periódico británico The Times afirmó el lunes que centenares de ingenieros y mecánicos habían recibido dos billetes diferentes de avión para dejar China tras la próxima carrera prevista el domingo en Shanghai: uno hacia Bahrein y el otro a Europa en caso de que la carrera fuera anulada.

El reino asiático está sacudido por problemas políticos. El último incidente violento fue laexplosión de una bomba artesanal, que hirió a siete policías el lunes en una ciudad chiita al sur de la capital, Manama.