El FC Barcelona, el RCD Espanyol y Cáritas Diocesana de Barcelona han firmado este miércoles un acuerdo de colaboración para fomentar la inserción laboral de los jóvenes, el colectivo más castigado por el paro, con una tasa que ya supera el 50%.

Bajo el lema 'Marca un gol contra el paro juvenil', los dos clubes deportivos realizarán un conjunto de acciones para "tratar de ayudar a los miles de jóvenes que acuden a Cáritas pidiendo un trabajo, una necesidad que se prioriza antes que la comida o la ropa", ha explicado el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, acompañado del presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, y su homólogo del Espanyol, Ramon Condal.
"Este tipo de iniciativas son urgentes y muy necesarias, por lo que es de agradecer la generosa colaboración de ambos clubes", ha añadido Sistach.
En el marco del acuerdo, un total de 50 jóvenes se han incorporado este mismo miércoles a la plantilla del FC Barcelona, dónde ejercerán distintas tareas, como el mantenimiento de las instalaciones del Camp Nou, durante tres meses y con retribución salarial.
"Sabemos que buscar trabajo es el peor de los trabajos posibles, por lo que estos jóvenes podrán ahora seguir buscando un empleo, pero teniendo a su vez una retribución", ha valorado Rosell, que ha animado a las empresas que puedan a sumarse a la lucha contra el paro juvenil.
Además, en el partido que el equipo azulgrana jugará el próximo 2 de mayo en Barcelona contra el Málaga, los jugadores saldrán al campo con una pancarta de apoyo a la lucha contra el paro juvenil y se informará a los aficionados de esta campaña de sensibilización a través de las pantallas de los marcadores.
Esta misma acción se repetirá en el campo del Espanyol en el partido que enfrentará al equipo catalán contra el Valencia.
"Parece que no hay muy buenas esperanzas entorno a la creación de empleo, por lo que este tipo de acciones son muy importantes", ha explicado Condal.
PROGRAMA DE CÁRITAS
El acuerdo de colaboración se enmarca en el programa 'Joves en atur', una iniciativa promovida por Sistach en motivo de la celebración del 50 aniversario de su nombramiento sacerdotal y que se lleva a cabo por las oficinas de Cáritas.
Este programa ha ayudado a la formación e inserción laboral de 951 jóvenes de un total de 2.471 personas que se han acogido a la ayuda en 2011.
"Nos gustaría haber podido ayudar a más jóvenes, pero son necesarios más recursos económicos", ha lamentado Sistach, aunque ha destacado que cada vez son más los voluntarios y las donaciones que recibe la entidad.