El presidente del Valladolid cree que el partido que el conjunto vigués debe jugar en Cartagonova puede alterar la competición

La polémica está servida. Los 31 minutos que el Celta jugará en Cartagena el próximo 8 de mayo ha levantado ampollas en Valladolid. El encuentro es clave para saber qué equipo acompaña al Deportivo en los puestos de ascenso directo. Las matemáticas son claras en estos momentos. El cuadro vigués recuperará la segunda plaza siempre que logre los tres puntos en Cartagonova.
Esta situación no gusta a Carlos Suárez, que cree que este partido puede alterar la competición. El máximo mandatario de la entidad blanquivioleta cree que el FC Cartagena podría estar descendido el próximo 8 de mayo, día de la reanudación del encuentro, por lo que la motivación de los jugadores albinegros no será la misma. Según su opinión, la fecha de la reanudación del encuentro es demasiado tardía y que puede perjudicar tanto a su club como a otros equipos de la categoría.
Por último, Carlos Suárez ha declarado que mañana manifestará su malestar en una reunión de la Liga de Fútbol Profesional.