La espeleología requiere no sólo de una falta total de claustrofobia, sino también de preparación y sangre fría. Lamentablemente no existe la posibilidad de practicarla en un ambiente controlado como ocurre con los rocódromos en la escalada, bueno, al menos no existía, ya que ahora gracias aCaveSim podrás no sólo probarla, sino también ver que tal se te da gracias a un sistema completo de sensores embutidos en un cueva más falsa que el Rey viendo Dumbo con sus nietos.CaveSim es creación de Dave Jackson, un ingeniero eléctrico del MIT que en sus ratos libres es espeleólogo amateur. La idea le vino tras comprobar como en los cursos se realizaban las simulaciones usando muebles y cinta adhesiva, dándose cuenta de que tenía que haber un método mejor.Se puso manos a la obra y en dos años tuvo lista CaveSim, una cueva-circuito de más de 14 metros de largo con todo tipo de recovecos y en el que falsas estalactitas y estalagmitas con sensorespuede saber cuando se choca con ellas y con que fuerza.Esto permite valorar la “limpieza” del que pase por ellas, viendo si actúa como un cavernícola apisonadora o tiene cuidado con el entorno.Inicialmente estaba pensada como una instalación fija, pero ahora quiere trasladarla a otros lugares para que más gente en EEUU pueda disfrutar de ella, incluso plantea la posibilidad de instalarla en un camión para que se convierta en una atracción móvil.También realiza cavernas más pequeñas por encargo, aunque con las pocas posibilidades que hay de que pueda mandar una a España, casi sale más rápido y barato que te pongas con un cucharilla de postre a escavarte una en el parque de la esquina.