Con la que está cayendo, dejar un crucero de 600 millones de dólares encallado en una isla la verdad es que no parece muy buena idea. Hace más de un mes nos preguntamos que harán finalmente con el Costa Concordia, hoy tenemos la respuesta. Al final se ha decidido sacarlo de allí y recuperarlo para ponerlo nuevamente en funcionamiento. Los encargados de esta titánica tarea serán las empresas Titan Salvage y Microperi.¿No resulta extraño que una tenga un nombre tan “enorme” y la otra uno tan “micro”? Pues tiene que ver con los trabajos radicalmente distintos que hará cada una.Mientras la italiana Microperi se encargará de hacer las reparaciones a las partes dañadas del casco de forma submarina, para garantizar que luego una vez reflotado pueda llegar al puerto de Civitavecchia de forma segura.Para el reflote será Titan Salvage la que tenga que mover las 112.000 toneladas de peso, utilizando para ello airbags gigantes que dejarán al crucero en su sitio.Todo esto se ha decidido tras conseguir con éxito recuperar las más de 2.000 toneladas de combustible que albergaba y que afortunadamente no se han expandido por la zona.Tras la recuperación otro equipo se encargará de la limpieza y recuperación del fondo marino de la zona y de buscar al Kraken que obligó probablemente al capitán a desviar su rumbo a pesar de las rocas