Esta temporada cuenta con seis campeones del mundo en su parrilla
Ahora mismo el mundo de la F1 está rodeado de incertidumbre. Y es que tras lo visto en las cuatro primeras carreras de la temporada, donde ha habido cuatro ganadores diferentes, nadie se atreve a decir lo que va a suceder en el Gran Premio de España.

La F1 es un deporte en el que generalmente es fácil hacer pronósticos sobre lo que va a suceder en carrera, sobre todo ha sido sencillo en los últimos años. Sin embargo, este año la situación es totalmente diferente. De hecho, las estadísticas reflejan que desde hacía nueve años no se producía un arranque de Mundial tan igualado tal y como ha asegurado, el director deportivo de Ferrari, Stefano Domenicalli.

Y es que hasta cuatro pilotos diferentes han saboreado el botín de la victoria. El primero en hacerlo fue Jenson Button, en Sepang Fernando Alonso bajo la lluvia, en China Nico Rosberg y en Bahréin Sebastian Vettel. Pero aparte de Ferrari, McLaren, Mercedes y Red Bull hay otros equipos que apuntan alto y que han demostrado tener un gran ritmo en carrera, como Lotus y Sauber.

Sin embargo, Domenicalli va más allá y asegura que hay que retroceder "29 años para encontrar la última vez que cuatro coches diferentes ganaron las cuatro primeras carreras".

Lo que demuestra que este Mundial es uno de los más competitivos y locos de la historia. Para algunos la explicación radica en que hay seis campeones del mundo en parrilla. En cambio, el jefe de equipo de Ferrari lo atribuye a los neumáticos Pirelli, a los que los considera un factor determinante en el desarrollo de este campeonato.

Una situación que no a todo el mundo le agrada, ya que para Michael Schumacher no es algo satisfactorio. “Los neumáticos este año se degradan más rápido que el caucho. Conducimos como el Safety Car. No es una situación satisfactoria”, dijo al periódico Bild.

El director de Pirelli, Paul Hembery, no se siente intimidado por las críticas que está recibiendo por la degradación de las gomas de esta temporada, ya que incide en que no puede satisfacer a todos los pilotos de "manera individual". El británico añade que lo único que están intentando hacer es que los neumáticos hagan las carreras más emocionantes.

"Para nosotros sería muy fácil hacer neumáticos que no se degradaran. Pero los diez primeros también serían los diez primeros en carrera. Nadie quiere ver carreras aburridas", asegura Hembery.

La locura que rodea a la F1 es tanta que ni si quiera Nico Rosberg, compañero de Michael Schumacher en Mercedes, está de acuerdo con el siete veces campeón del mundo. "Es un caos total. No se sabe quién va a ser el más rápido en la próxima pista. La F1 se ha transformado a diferencia de otros deportes", asegura Rosberg a la agencia DPA.

El piloto alemán añade también que pilotar esta temporada es complicado. "No se puede pilotar en ninguna vuelta con el acelerador a fondo. A veces es como conducir sobre hielo. Por eso, es un gran e interesante desafío", dice Rosberg.

Y pese a que en la última carrera haya ganado Sebastian Vettel y algunos medios como La Gazzetta en Italia apuntaran que podría significa el regreso del dominio del bicampeón del mundo, Helmut Marko asegura que ni siquiera "sabemos quienes son nuestros rivales".
Por Verónica Nogales