Hasta ahora el GPS o sistema de posicionamiento global nos guiaba en nuestros destinos de exterior: calles, carreteras e incluso en mitad del monte. Pero en cuanto nos adentrábamos en un edificio o galería comercial se acababa ese guiado llegado desde el espacio a nuestros dispositivos. Todo eso puede acabar cuando entre en funcionamiento el IPS (Indoor Positioning System), un sistema de posicionamiento en interiores que ¡por fin! te permitirá encontrar la tienda que buscabas en ese moderno dédalo que es el centro comercial, por no hablar de los edificios administrativos.Dos sistemas pugnan por convertirse en aventajados herederos del actual GPS: el AGPS estadounidense y el GLONASS ruso, pero ambos fallan en cuanto el usuario accede a alguna construcción, algo comprensible si recordamos que la señal emitida por los satélites de GPS ha viajado más de 20.000 kms desde allá arriba hasta llegar a nuestro diminuto dispositivo.Además no funciona demasiado bien a la hora de tener en cuenta la altitud, algo que GPS y GLONASS pueden tener en cuenta pero con márgenes de error de una veintena de metros, algo que para encontrarte en mitad del monte o de una autovía puede no tener demasiada importancia pero que en el interior de un establecimiento puede suponer la diferencia entre comprarle a tu mujer el regalo que pidió en una tienda de lencería o en una de bricolaje que hay un poco más allá (créeme, esto último no le hará tanta ilusión).El año pasado GoogleMaps para Android comenzó a cartografiar diversas zonas comerciales, aeropuertos y grandes superficies y Nokia también está trabajando en ello empleando modelos tridimensionales. En Google quieren posicionarte a través de los datos que tienen de dónde están situados los accesos WiFi de dichos lugares, triangulando tu posición con respecto a los mismos. Nokia apunta en una dirección similar pero mediante la tecnología Bluetooth, un método que tendría una mayor precisión pero que supondría un mayor gasto al tener que “sembrar” las áreas comerciales de puntos de acceso y control Bluetooth.Mientras Broadcom ha desarrollado un microchip capaz de congeniar todas estas tecnologías inalámbricas, incluyendo NFC al mismo tiempo que se relaciona con otras tecnologías presentes en el propio terminal y que pueden ayudar a ubicar con la mayor precisión posible el mismo: giroscopio, magnetómetro, acelerómetro, altímetro… casi podría prescindir de la triangulación inalámbrica. Tomaría nota de en qué lugar entras gracias al GPS y a partir de ahí, como un podómetro inteligente, mediría la distancia que recorres y en qué dirección te desplazas (y si subes o bajas) para indicarte en todo momento dónde estás y cuánto te falta para llegar a la tienda de lencería (¿recuerdas a qué habías venido al centro comercial?).La ventaja de este sistema de IPS es que a diferencia del GPS tu posición no sería comunicada o compartida externamente, sería una información local que maneja exclusivamente tu smartphone.
Por otro lado podría dar inicio a toda una nueva era de análisis cinético de la actividad… ríete del Nike+ y similares. Se calcularía con absoluta precisión las calorías que has quemado porque una aplicación que tuviese acceso a esa información sabría si has caminado en llano, si has subido escaleras (y cuántos peldaños había) y si lo has hecho en plan paseo o con prisas.A partir de ahí, analiza dónde usas más tus redes sociales, dónde escuchas música, dónde pasas horas sin moverte… y a partir de ahí el sistema IPS puede detectar los establecimientos que están ceca de ti para proponerte ofertas o promociones, repetimos, de forma pasiva, sin compartir información de forma externa, para que ese pequeño conspiranóico que llevamos dentro no se nos altere más de la cuenta.También puede ser un excelente complemento para las audioguías que en los museos te vaya chivando toda la historia de la obra de arte que tienes enfrente o permitir el surgimiento de redes sociales del mundo real que te informen si cerca de ti hay alguien que también quiera jugar al paddel, ver una peli de miedo o tomarse unas copichuelas y lo que surja.