Un lepero iba por la calle y encuentra un espejito de cartera.

Lo levanta, se mira y dice:

'Coño... ¡A ese tío lo conozco..!'

Y se lo guarda en el bolsillo del pantalón.

De regreso a su casa, vuelve a mirarse y repite:

'¡Joder! ¿de donde conozco a ese tío...?'

Al entrar a su casa, guarda otra vez el espejito en el bolsillo del

pantalón y se sienta a la mesa.

Mientras la Josefa le sirve la comida, el lepero vuelve a mirarse
en el espejo.

'¡Ostia!, que yo a ese tío lo conozco...Creo que es el que se corta el pelo enfrente de mí.'

Curiosa, Josefa le pregunta:

'Oye Manolo...¿qué tienes en la mano..?'

'Nada importante mujer..'

Y guarda el espejo nuevamente en el pantalón.

Terminada la cena el lepero deja el pantalón sobre la silla y se va dormir.

Josefa intrigada se acerca a la silla, saca el espejito del bolsillo, se mira y dice :

¡Lo sabía! ¡Una foto de mujer..! ¡¡Y que cara de puta tiene..!!