El australiano decidió seguir por su "ambición y por el equipo"
La pasada temporada 2011 fue un auténtico calvario para Mark Webber. El piloto australiano vio cómo su compañero de equipo, Sebastian Vettel, dominaba el campeonato de principio a fin, mientras que él tenía que conformarse con una única victoria que consiguió en el último Gran Premio del año. Tanta era la desmotivación de Webber, que llegó a pensar en una inminente retirada de la Fórmula 1.

Mark Webber afrontaba el pasado año 2011 con la motivación personal de batir a su compañero de equipo, Sebastian Vettel, después de que el joven alemán se convirtiera la temporada anterior en el campeón mundial más joven de la historia de la Fórmula 1.

Sin embargo, los buenos resultados que consiguió el australiano a lo largo de la temporada 2010 –alzándose con cinco victorias y postulándose como un firme candidato a ganar el Mundial–, no se repitieron en 2011. El ex de Williams se vio totalmente eclipsado por el gran rendimiento de Vettel, el cual le superó en su lucha interna por segundo año consecutivo tras proclamarse bicampeón del mundo.

En una entrevista concedida al rotativo británico Evening Standard, Webber ha declarado que, fruto del desgaste mental que le supuso su falta de rendimiento, se planteó abandonar la Fórmula 1.

"Acabé la temporada agotado tanto física como mentalmente. Sentía que tenía que hacer una pausa en mi carrera para regenerarme y recargar las pilas. Durante los años que he estado en Fórmula 1, ha sido muy importante para mí trabajar y estar en contacto con la gente que me aprecia de verdad. Gente abierta, directa y sincera. Por ellos y por mi ambición terminé decidiéndome por seguir unos años más", explica el de Red Bull.

Tras 18 carreras sin subirse a lo más alto del podio, el australiano se impuso en el GP de Brasil 2011, lo que le supuso una gran satisfacción personal muy grande. "La victoria en Brasil fue un gran alivio. Obviamente, es mejor acabar la temporada con una buena carrera que con una mala, como me ocurrió en 2010", ha indicado Webber.

Con vistas al transcurso del presente Mundial 2012, el piloto de la escudería de las bebidas energéticas se muestra confiado con el rendimiento del RB8, y espera estar en la lucha por el título a partir de este fin de semana. "Tenemos un buen coche que todavía tenemos que desarrollar. A partir de esta carrera empieza, por así decirlo, un nuevo campeonato. Todo lo que ha pasado en las anteriores carreras ya no cuenta este fin de semana", aclara el piloto australiano, quien ha insistido en que el quinto lugar que ocupa actualmente en el campeonato de pilotos "no es una mala posición".

Finalmente, y sobre su posible fichaje por Ferrari en sustitución de Felipe Massa, Webber ha querido aclarar que "es como si a alguien se le hubiera ocurrido que yo me vaya a ir de Red Bull a finales de año. Es surrealista", sentencia.
Por Miguel Carricas