Debutar en la F1 es difícil, pero asegura que en el pasado lo era más.
Fernando Alonso no ha descartado la posibilidad de asumir la dirección de una escudería cuando ponga punto y final a su trayectoria como piloto de Fórmula 1. El asturiano, que asegura que ahora es mucho más fácil llegar a la categoría reina que hace una década, habla también sobre aquellos que lo tachan de piloto de pago.

Fernando Alonso ha respondido por tercer mes consecutivo a las preguntas que sus aficionados le han hecho llegar a través de las redes sociales. Con tono distendido, el bicampeón de Oviedo ha hablado sobre los temas más diversos, incluido su futuro lejos del volante de un Fórmula 1.

El asturiano no descartó seguir los pasos de pilotos como Jackie Stewart y Alain Prost y empezar a dirigir una escudería de la categoría reina en cuanto se retire. "Quizá. ¿Por qué no?", respondió el asturiano. "¡Menuda aventura!".

Alonso también bromeó sobre la posibilidad de construir a gran escala un circuito similar al que él ha diseñado para su complejo deportivo. "Si Bernie me dejase, ¡le diseñaba un circuito igualito al de karts que he diseñado en Oviedo y que abriré muy pronto!".

Hace unos días, en el Gran Premio de Europa, Fernando Alonso ganó contra todo pronóstico una emocionante carrera que él ya considera la mejor de su vida. "La mejor, creo que la de Valencia 2012", afirmó.

Llegar a la categoría reina es complicado. Muchos pilotos con talento se quedan sin su oportunidad por falta de patrocinio, pero Fernando aseguró que hace poco más de una década, cuando él desembarcó en la Fórmula 1, la situación era aún más difícil.

"Hace 12 años la Fórmula 1 en España era una cosa rara, las categorías inferiores en España eran escasas, las carreras de karts pocas y para un asturiano, aún más. Tenemos el mejor ejemplo en mi gran amigo y compañero Antonio García, uno de los mejores talentos que ha tenido España y mira… Yo llegué con mucha suerte y él no pudo. Ha ganado todo fuera de la Fórmula 1 y ha podido demostrar todo, pero si fuera hoy en día, habría llegado a la F1 con tremenda facilidad".

El patrocinio del Banco Santander con Ferrari, estimado en más de 40 millones de euros por temporada, ha servido en más de una ocasión para que los detractores del asturiano lo tachen de piloto de pago. Alonso ha hablado sobre tales acusaciones y ha intentado dar una respuesta razonada al porqué los patrocinadores son tan determinantes en esta competición.

"Estoy muy orgulloso del apoyo que he recibido de todos los patrocinadores que me han acompañado durante todos estos años. Este es un deporte con unos presupuestos muy elevados y a los pilotos se nos exigen muchas más cosas que las de ser más o menos competitivos sobre el coche. En estos años, he participado en el rodaje de más de treinta anuncios de televisión, he dado conferencias, he participado en reuniones con clientes o con empleados de mis patrocinadores… Nadie paga por nada, en la Fórmula 1 los pilotos somos la imagen del equipo y de los patrocinadores del equipo; cuanto mejor sean tus patrocinadores, mejor será el equipo. Afortunadamente, año tras año más y mejores patrocinadores están interesados en este deporte y en los equipos en los que he estado. Pagar por correr es diferente a que te paguen por correr… ¿No?".
Por Martí Muñoz