NAVACERRADA (MADRID), 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros aprobará el próximo 13 de julio una reforma de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, introduciendo cambios que pasarán por unificar criterios en todas las comunidades autónomas, revisar el copago y profesionalizar los servicios de atención a la dependencia, "controlando" a los cuidadores familiares, según han informado fuentes del Ministerio de Sanidad.

Antes, habrá una reunión del Consejo Interterritorial de Dependencia, el próximo martes, para consensuar los cambios con las comunidades autónomas, a cuyos directores generales en materia de dependencia ya les ha sido ofrecido un borrador de Real Decreto para la revisión del copago, una evaluación de la aplicación de la Ley y una batería de propuestas para modificarla elaboradas por el Ejecutivo.

La propia ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha avanzado este jueves que llevará a cabo una nueva ordenación del sistema para "asegurar su viabilidad futura", "garantizando con ello una mejor atención a las personas dependientes". En concreto, ha precisado que se va a "revisar y simplificar el proceso de valoración" para que ante situaciones similares de dependencia, se ofrezca la misma respuesta en todo el territorio.

Mato, que ha participado en el Campus FAES que organiza el expresidente del Gobierno José María Aznar con la ponencia 'Mejorando el Estado Social', ha reconocido que se han consentido "divergencias de criterios en función de la Comunidad Autónoma en la que se resida", al tiempo que ha destacado que con la norma no se ha generado el empleo que se esperaba y que estaba dentro de sus objetivos.

Aparte de revisar el proceso de valoración de los casos de dependencia, ha adelantado que también se introducirán nuevos elementos de ponderación en los créditos a las comunidades autónomas, para "primar la atención a través de los servicios profesionales sobre las prestaciones económicas".

DAR PRIORIDAD A LOS GRANDES DEPENDIENTES

La ministra ha indicado que se dará prioridad, "como establece la ley, a la atención a las personas con mayor grado de dependencia", utilizando "las mismas bases para determinar la capacidad económica y, en función de ésta, establecer la aportación al coste del servicio". "Ante situaciones de la misma capacidad económica, la aportación del beneficiario tiene que ser similar en todo el territorio nacional y cumplir el principio de igualdad ante la ley", ha apostillado.

Tras subrayar que el Ejecutivo ha mostrado su "apuesta clara" por mantener la Ley de Dependencia, ha señalado que para asegurarse que "nadie que lo necesite quede desatendido", el Gobierno "reforzará la labor de la extensa red de servicios sociales que había quedado relegada" con la aprobación de la norma.

Por otra parte, Ana Mato ha afirmado que el Gobierno de Mariano Rajoy está haciendo una apuesta para que España "vuelva a ser un país para jóvenes" y con este objetivo ha explicado que abordarán de manera directa los asuntos que más afectan a la emancipación, como una educación de calidad, un mercado laboral flexible y el acceso a la vivienda.

La ministra ha aprovechado para pedir a los jóvenes que participan en el Campus de FAES que "se impliquen" en la lucha por la igualdad y contra la violencia de género. En este punto, ha anunciado la puesta en marcha, en los próximos meses, de una campaña de periodismo joven que premiará "los trabajos que hayan contribuido de manera notable a la defensa y difusión de valores a favor de la igualdad y en contra de la violencia de género".

Finalmente, la ministra de Sanidad ha señalado que "la agenda del cambio" impulsada por Mariano Rajoy tiene como objetivo sacar a España de la crisis, llevando a cabo políticas "rigurosas de impacto dentro y fuera" del país, ya que, según ha dicho, es "fundamental recuperar la confianza". El caso concreto de su Departamento, ha asegurado que está aplicando desde el primer momento "políticas de austeridad en todas las áreas de su competencia".