Dice que es su opinión como 'ciudadano y economista' y no como magistrado

'Utilizan la crisis como excusa para desmantelar el Estado de Bienestar'

Arremete contra el rescate financiero de Bankia

El magistrado del Tribunal Supremo y ex fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha arremetido esta tarde contra la política de recortes en los servicios públicos durante su intervención en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. "Es la crónica de un atraco perfecto", ha descrito.

Mientras sus compañeros de mesa redonda, la ex presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, y el secretario de Acción Sindical de UGT, Antonio Ferrer, se han limitado, en sus ponencias, a analizar la evolución del Derecho del Trabajo, Conde-Pumpido ha dicho no querer hablar "como magistrado del Tribunal Supremo, sino como ciudadano y economista".

"Se utiliza la crisis como excusa para desmantelar el Estado de Bienestar", ha afirmado, tras hacer referencia a una viñeta cómica en la que se podía leer 'Se creen que son el poder, cuando siempre han sido el servicio'. "El verdadero poder es el económico, al que ahora llamamos pudorosamente 'los mercados'", ha afirmado.

En ese sentido, ha arremetido contra el rescate financiero de Bankia y, tras un recorrido por los blindajes millonarios de los contratos de su cúpula directiva, imputada ayer por supuestos delitos de estafa, apropiación indebida, contables, administración desleal y falsedad documental, ha afirmado que "con estos gastos, no es extraño que haya tenido que ser objeto de un rescate".

Asimismo, el magistrado ha denunciado que "el Estado social pierde su contenido cuando los que mandan ordenan su desmantelamiento porque han bajado sus beneficios y es muy caro de mantener", que ha hecho referencia a unas declaraciones en las que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decía: "Tenemos que hacer lo que hay que hacer". A esas palabras ha apostillado: "Desmantelar las políticas públicas porque es un derroche que no nos podemos permitir".

"No nos dejemos engañar", ha advertido, "el problema no está en el gasto público ni la solución está en una austeridad histérica que nos está conduciendo a la ruina. Sencillamente, el dinero se lo han llevado". En referencia a las políticas de recorte, ha añadido: "El modo más fácil de hacerlo es responsabilizar a los propios servicios públicos".

Conde-Pumpido ha insistido, durante toda su ponencia, en que "la crisis no es consecuencia de un mal funcionamiento de las políticas públicas", sino de una crisis financiera. "Los poderes económicos desvían la atención del agujero", ha continuado, y ha añadido que los ciudadanos se creen "la propaganda" y terminan viendo "más importante el ahorro, por ejemplo, en sanidad que esas cifras (las del rescate), tan enormes que ni siquiera las entienden".