MADRID, 13 Jul. (Portaltic/EP) -

Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur han inventado una camiseta capaz de almacenar energía y cargar dispositivos móviles. Se trata de una tecnología aún en fase de experimentación que podría diseñar las prendas del futuro, dado que cada vez somos más dependientes de la electricidad en movilidad.

El proyecto comenzó cuando los investigadores de la Universidad de Carolina del Sur Xiaodong Li y Lihong Bao trataron de averiguar qué le sucedía a las fibras de celulosa de las prendas si se las cargaba con energía, según publica la revista de tecnología química Advanced Materials Journal en su número 24.

Desarrollaron su experimento sumergiendo la prenda en una solución de floruro y la dejaron secar. Posteriormente, calentaron a altas temperaturas, eliminando el oxígeno y consiguieron convertir la celulosa en partículas de carbón activado, haciendo que actuasen como un condensador eléctrico de doble capa. La prenda era así conductible como cualquier dispositivo de carga eléctrica.

Posteriormente, Bao y Li le aplicaron un nanómetro de óxido de manganeso para mejorar la capacidad conductible de la tela. "Esto creó un supercondensador muy estable", afirma Li.

Una vez creada una camiseta super-conductible con un condensador, los investigadores desarrollaron una fase de pruebas cargando y descargando la camiseta con energía eléctrica. Según afirman, los resultados son "excelentes", con una pérdida de rendimiento tras varias descargas del 5 por ciento.

"Agrupando estos supercondensadores, deberíamos de ser capaces de cargar los dispositivos eléctricos como los teléfonos móviles", ha asegurado el profesor Li .

Las aplicaciones de esta tecnología se destinarían a la carga de dispositivos móviles, pero aún se desconoce cómo podrían insertar cargadores y adaptadores en la camiseta sin perder su forma. Asimismo, Bao y Li no han proporcionado más detalles sobre los efectos que podrían tener en la salud, si los hubiera, o al menos en el diseño estético de nuestra ropa.

La principal ventaja está en el mismo soporte, según ha destacado Li: "llevamos camisetas todos los días, y podrían tener más usos". Convertir las prendas que lleva todo usuario de 'smartphone' en un cargador andante desde luego resulta muy atractiva y es posible imaginar una rápida difusión del invento.

Los investigadores afirman que se mejoraría el rendimiento aumentando la conductividad de la tela con nanotubos de carbono (CNT), pero aumentarían considerablemente el precio y además son contaminantes. Por el momento, se precian de decir que han conseguido crear un conductor barato y verde.