MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los secretarios generales de UGT y CC.OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, han advertido este sábado de que los ajustes aprobados por el Gobierno "no son la hoja de ruta para salvar a España", sino para hundirla más, y han afirmado que no descartan en absoluto recurrir a la huelga general para expresar su rechazo a estas medidas.

"En septiembre habrá una gran movilización. Ya veremos de qué tipo. Queremos consensuarlo. Pero esto va a tener una contestación fortísima", ha dicho Toxo, que ve normal que la gente haya empezado a salir a las calles para expresar su indignación.

"Hay que pasar de la resignación a la lucha activa contra estas políticas. En septiembre, la sociedad española tiene que volver a expresar su rechazo y nosotros pondremos el cauce", ha apuntado Toxo, que ha avisado de que habrá nuevas "entregas" de recortes cuando se presenten los Presupuestos de 2013 y cuando comunidades y ayuntamientos tengan que corregir sus cuentas para cumplir con los objetivos de déficit.

De momento, a falta de concretarse el formato de esa gran movilización de septiembre, en la que los sindicatos quieren introducir "innovaciones", los líderes sindicales han hecho un llamamiento a la sociedad española para movilizarse y participar en las más de 70 manifestaciones que se celebrarán el próximo 19 de julio.

Pero las protestas por las últimas medidas del Gobierno no acabarán aquí. Los sindicatos quieren pactar un calendario de movilizaciones hasta final de año con otros actores de la sociedad civil porque lo que está pasando "sobrepasa las responsabilidades de CC.OO. y UGT", según ha admitido Toxo.

En una rueda de prensa conjunta en la que han comparecido junto a Juan Ignacio Bartolomé, de Economistas frente a la crisis, y de Luis Barriga, miembro de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, los dirigentes sindicales han alertado de que las medidas aprobadas por el Ejecutivo empobrecerán aún más a la sociedad española y ahondarán en la recesión económica, y todo ello hecho con "ocultismo" y en contra del programa por que el Mariano Rajoy fue elegido presidente del Gobierno.

Los dirigentes sindicales han denunciado que los ajustes aprobados son "clasistas", van contra los parados, contra los empleados públicos, contra autónomos y profesionales, contra las pymes, causará un incremento "muy serio" del desempleo, supone un "golpe brutal" a las capas medias y aventura un "nuevo asalto a las pensiones".

"Aquí prácticamente no se salva ni Dios, sólo las grandes empresas de la CEOE", ha señalado Méndez, a lo que Toxo ha añadido que "no hay ninguna medida para favorecer el empleo, ni de los parados ni de los jóvenes" en todo el decreto.

"EL REY SE HA DEJADO UTILIZAR".

Los dirigentes sindicales, que han pedido mesura en los despliegues policiales que están acompañando las manifestaciones de los últimos días, han insistido en que Rajoy debe convocar un referéndum para someter a consulta social sus políticas de ajuste y han criticado que se haya mezclado al Rey en este asunto.

"Se ha utilizado al Rey y él se ha dejado utilizar. Podrían haberse ahorrado el espectáculo", ha denunciado Toxo, que cree que Don Juan Carlos repensará algunas de sus palabras cuando conozca la letra pequeña de la ley.

Méndez, por su parte, ha considerado negativo que se haya mezclado la imagen del Rey con la del Jefe del Gobierno en la presentación de este 'decretazo', con el que ha denunciado que se rompen valores constitucionales básicos en el terreno laboral, social y democrático.

Entrando en el contenido de los ajustes, los líderes sindicales han sido muy críticos con la subida del IVA ("la gente ya no se va a poder morir", ha dicho el líder de CC.OO. en relación al alza de este impuesto en los servicios funerarios) y también con el recorte en la prestación por desempleo, que no sólo se limita a anunciada reducción de la base reguladora del 60% al 50% para los nuevos perceptores.

En este sentido, el secretario general de UGT ha señalado que lo aprobado por el Gobierno supondrá un recorte de la prestación contributiva para el 90% de los desempleados en un importe superior al 23%. Los cambios en el subsidio de mayores de 45 y 52 años y en la Renta Activa de Inserción (RAI) afectarán, según Méndez, a medio millón de personas.