MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Administración de Prisa ha nombrado presidente ejecutivo a Juan Luis Cebrián, en sustitución de Ignacio Polanco, al que el consejo ha acordado en la misma reunión distinguirle con la presidencia de honor, según ha informado el grupo. Mientras, Fernando Abril-Martorell asume el puesto de consejero delegado que hasta ahora había ocupado Cebrián y Manuel Polanco Moreno será vicepresidente.

En la misma reunión ha dimitido como consejero dominical Diego Hidalgo Schnurr, quien durante muchos años ha sido segundo accionista de la compañía y miembro del órgano de administración.

Durante la reunión del consejo, Ignacio Polanco se ha dirigido al resto de consejeros para explicarles que "la nueva composición del accionariado, y el hecho de ser una compañía cotizada en los mercados de Madrid y Nueva York, justifica dar paso a una gestión más profesionalizada e independiente de la cultura hasta el momento imperante en Prisa, similar a la de una empresa familiar".

En este sentido, ha señalado que, tras la muerte de Jesús Polanco, fundador de Prisa, hace cinco años se abrió "un periodo de transición que culmina ahora con los cambios anunciados". Además, ha señalado que durante este lustro él, y su familia y asociados no han "escatimado esfuerzos en apoyar la continuidad de la empresa".

"La continuidad de mi hermano Manuel como vicepresidente de la compañía simboliza y garantiza nuestro permanente apoyo a la misma y nuestro compromiso de futuro", ha apuntado Ignacio Polanco, que se ha mostrado satisfecho con su nombramiento como presidente de honor por lo que tiene de "simbólico y de reconocimiento" hacia su tarea.

Ignacio Polanco, que seguirá como presidente de Timón, accionista de referencia de Prisa, continuará presidiendo además la Fundación Santillana.

CEBRIÁN AGRADECE SU "GENEROSIDAD"

Por su parte, Juan Luis Cebrián ha enfatizado la "generosidad y espíritu de equipo" de Ignacio Polanco y ha desgranado alguno de los objetivos de su mandato. "Mi objetivo principal es lograr la definitiva estabilidad accionarial del grupo, mantener su institucionalidad pública, y preparar las bases de ulteriores desarrollos, una vez solucionados los problemas relacionados con la todavía excesiva deuda que mantenemos", ha indicado.

En este sentido, ha advertido de que el grupo vive "aún horas difíciles en las que es preciso tomar decisiones urgentes y evitar cualquier ambigüedad o confusión, tanto dentro de la empresa como en lo que concierne a su imagen externa". Sobre el nuevo consejero delegado, que se incorporó a la empresa hace dieciocho meses, ha destacado que "en tan poco espacio de tiempo ha desempeñado un papel crucial".

Por su parte, Abril-Martorell ha abundado en las necesidades de continuar "avanzado" en la refinanciación y restructuración de Prisa en los próximos meses. "Esta reorganización en los órganos de gestión, consecuente con las decisiones adoptadas en la última Junta General de Accionistas, garantiza la continuidad de nuestros esfuerzos en el desarrollo de nuestros negocios y la transformación del modelo para explotar su gran potencial de crecimiento", ha indicado.

Manuel Polanco, por su parte, ha subrayado las palabras pronunciadas por su hermano Ignacio, poniendo de relieve que desde la vicepresidencia del Grupo seguirá ejerciendo el compromiso de su familia con el devenir de Prisa.