HOCKENHEIM, (ALEMANIA), 22 Jul. (EP/Reuters) -

Los coches de la escudería austriaca Red Bull podrían ser sancionados e incluso excluidos del Gran Premio de Alemania, que se disputa este domingo en el circuito de Hockenheim, tras haber encontrado los comisarios una irregularidad en el mapa motor de ambos bólidos.

La Federación Internacional del Automóvil (FIA), pocas horas antes de que comience la carrera alemana, ha comunicado que, tras la inspección reglamentaria, los coches de Sebastian Vettel y Mark Webber cuentan con un mapa motor distinto, que podría haberse usado para potenciar el apoyo aerodinámico del coche.

Así lo explicó Joe Bauer, delegado técnico de la FIA. "Aparentemente el par máximo de los propulsores de ambos motores es notablemente inferior a medio régimen en comparación con el de anteriores eventos. Bajo mi punto de vista, esto es claramente una violación de la Normativa Técnica de la Fórmula 1", afirmó.

"Esta alteración provoca unas regulaciones técnicas por la que los motores son capaces de rotar a una mayor revolución. Este nuevo mapa de momento de rotación artificialmente cambiará las características aerodinámicas de ambos coches", matizó el delegado.

El FIA restringió el uso de electrónica de motor y gases de escape para el beneficio de funcionamiento el pasado año después de que, tal y como afirmó el director del Departamento Técnico de la Fórmula 1, Charle Whiting, los equipos hiciera un uso "sumamente extremo" de los mapas de motor.

Precisamente los Red Bull de la temporada 2011 fueron exhaustivamente diseñados alrededor de ese sistema de escape y del ahora ilegal 'difusor hecho volar', por lo que la escudería con base en Milton Keynes ha tenido que intentar recuperar un poco de aquel funcionamiento perdido.

Así, Vettel, quien nunca ha ganado un Gran Premio en su tierra natal y Webber, sancionado ya en la jornada del sábado, podrían llegar a ser excluidos de la carrera aunque tampoco es seguro que se llegue a producir ningún tipo de penalización.