El esfuerzo, la clave del éxito según Michael. La anterior marca era de 2,6 segundos
El equipo Mclaren batió el record de pit stop más rápido en el Gran Premio de Alemania celebrado en el circuito de Hockenheim después de parar el crono en 2.31 según Sam Michael a pesar de que oficialmente la FIA cronometró 2.4 segundos. Pese a todo, lo importante es que este hecho sirvió para que Jenson Button volviese a luchar por una victoria y para disipar los fantasmas de los problemas en boxes del equipo.

El propio Sam Michael, el director técnico de McLaren, ha confesado que los problemas en las paradas que antes costaban segundos al equipo son cosa del pasado y que ahora pueden ser tan solo errores de décimas de segundo como los de cualquier otro conjunto. "Seguimos teniendo problemas, los mismos que cualquier equipo en el pitlane por lo que haremos paradas cuando pasen cosas pero los chicos tienen un buen margen ahora".

"Si ellos hacen una parada de 3.1 parece increíblemente lento y es bastante parecido al tiempo que todo el mundo está haciendo. Por lo que pueden perder siete a ocho décimas y, aunque no sea el más rápido, seguir siendo competitivos", comentaba sobre el duro trabajo que tienen los mecánicos en cada Gran Premio para arañar tiempo en las paradas.

Michael añadió en declaraciones recogidas por Autosport que McLaren puede seguir mejorando en las paradas y que la forma de hacerlo de modo consistente aún se está evaluando e implementando. Por eso, el hecho de que los de Woking lo hayan hecho tan rápido en las dos últimas carreras sugiere que han superado definitivamente los problemas que arrastraban desde la primera cita en Australia hasta el GP de Europa en Valencia.

"Seguimos teniendo trabajo que hacer", decía. "Hay muchas personas involucradas en el proceso. En lo que tienes que fijarte es como limitar el tiempo de pérdida en la parada en cuestión de décimas en lugar de segundos. Es en eso en lo que nos hemos centrado, en la consistencia. No tenemos ningún incentivo para romper registros de paradas en boxes, vienen porque trabajamos para conseguir ser consistentes".

Una parte importante de la vuelta al podio y lucha por la victoria de Jenson Button fue gracias a los mecánicos, que batieron el récord y ayudaron al inglés a ganarle la posición a Sebastian Vettel. Jenson, de hecho, regresó a pista tan cerca de Fernando Alonso que su equipo le animó a luchar por una victoria que se le resiste desde la cita inaugural en Melbourne.

"Batieron su record con un tiempo estacionado de 2.31, lo cual fue decisivo para superar a Vettel", comentaba. "Es muy gratificante para los chicos hacer eso cuando además generan un cambio de posición en la pista, eso justifica por qué hacen esto. No lo hacen solo para ser los más rápidos, sino para ganar la posición. Es algo fantástico para el equipo".
Por Andrés Méndez