El magnate de la F1 no acudió al Gran Premio de Alemania
Los organizadores de Nurburgring esperaban reunirse con Bernie Ecclestone este fin de semana en Hockenheim para discutir sobre el futuro del trazado alemán y la crisis financiera por la que está pasando. Sin embargo, Jorg Lindner y Kai Richter, altos cargos de la mítica pista, esperaron sin éxito alguno al magnate de la F1, que no acudió a la cita ni se le vio por el paddock de Hockenheim por temor a un posible arresto por parte de la policía germana.

"Esperaron y esperaron, pero Bernie no vino", reveló el diario Suddeutsche.

"No estamos molestos", apuntó un portavoz de Nurburgring a la agencia de noticias DPA. "Estamos en contacto con Ecclestone de otra manera con respecto a la Fórmula 1 en el circuito de Nürburgring en 2013".

Uno de los motivos que se bajaran para explicar la ausencia de Ecclestone en este último Gran Premio en Alemania es la del temor a una posible detención del británico en el caso de que pisara suelo germano por el caso Gribkowsky. El Tribunal de Munich consideró culpable al banquero alemán Gerhard Gribkowsky por recibir más de 35 millones de euros de manos de Ecclestone en concepto de soborno y lo condenó a ocho años y medio de prisión. Sin embargo, el caso terminó salpicando al magnate de la F1, que se le consideró cómplice de la operación.

"Me pregunto cómo en el futuro podrá cumplir con sus obligaciones en Alemania [Ecclestone], en Europa, incluso en todo el mundo, si el fiscal solicita una orden internacional de detención", dijo la misma fuenta el periódico Bild.
Por Ana Zoe Marí