La órbita de Red Bull sigue descontenta con su sanción

Sebastian Vettel fue sancionado con veinte segundos sobre su tiempo total de carrera por haber adelantado ilegalmente a Jenson Button en las últimas vueltas del Gran Premio de Alemania. Tras la penalización, el alemán fue relegado de la segunda a la quinta posición y en Red Bull siguen indignados con la decisión. En opinión de Helmut Marko, el castigo fue exagerado. Según el austríaco, "fue condenar a muerte por robar gallinas".

Después de asegurar que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) aplica doble moral a la hora de penalizar a los pilotos, el asesor técnico de la escudería de Milton Keynes, Helmut Marko, ha afirmado que el castigo al bicampeón fue desmesurado.

En declaraciones a la televisión Servus TV, el austríaco ha defendido a su piloto. "La sanción a Vettel fue como condenar a muerte por robar gallinas", señalaba Marko. Además, el asesor técnico ha sugerido que la FIA se 'olvidó' de avisarles de que debían dejarse adelantar por Button, situación que habría evitado la penalización al alemán. "Esos avisos nunca llegaron", señalaba el austríaco.

Desde Toro Rosso y siguiendo la línea de Red Bull, Jean Eric-Vergne ha asegurado que Vettel tuvo que salirse de la pista porque se vio forzado a hacerlo debido a la maniobra de Button. "En el lugar de Sebastian, yo hubiera hecho exactamente lo mismo", destacaba el francés.

Sin embargo, varios expertos de la competición sugieren que las discrepancias entre la FIA y Red Bull podrían deberse a riñas recientes entre ambas partes y en las que Bernie Ecclestone también estaría presente. Tal y como recoge el diario alemán Bild, la enemistad existente entre el magnate de la categoría y el responsable del órgano regulador, Jean Todt, podría añadir más controversia a las discusiones entre el equipo austríaco y la federación.

"En la Fórmula 1, no es ningún secreto que Bernie Ecclestone está en el lado de Red Bull y es el archienemigo del jefe de la FIA, Jean Todt", informaban desde el rotativo germano.

Dejando de lado lo ocurrido en el Gran Premio de Alemania y de cara a la próxima prueba en Hungría, Vettel ha asegurado que no dará ninguna razón a los comisarios para que le penalicen. "Iré con cuidado para no hacer nada que pueda poner en peligro el resultado", declaraba el bicampeón.
Por Cristina Díaz