Los dos pilotos de Red Bull creen que el RB8 será igual de rápido
Los pilotos de Red Bull Racing han restado importancia al efecto que la nueva reglamentación sobre los mapas motor pueda tener sobre el rendimiento de sus monoplazas. "No creo que vaya a dejar de funcionar; tengo bastante seguridad en que nada cambiará", aseguró Sebastian Vettel.

Red Bull Racing se ha visto obligada a regresar a la configuración tradicional del programa informático de su bólido por la controversia sobre el control de tracción. Pero tanto Sebastian Vettel como Mark Webber confían en que no tenga repercusiones negativas en sus rendimientos.

"Diría que afectará muy, muy poco", dijo el australiano. "Los chicos realmente no me han hablado mucho sobre ello. Parece que está de nuestro lado, así que simplemente tenemos que seguir"

Por su parte, el bicampeón mundial Sebastian Vettel reconoce que en Hockenheim hubo reuniones al respecto. "Obviamente se habló mucho; hubo algunas charlas el sábado por la noche y el domingo, lo que no fue bueno para nosotros en cuanto a la preparación de la carrera si sólo sabes qué pasará una hora antes del inicio".

El pasado fin de semana la polémica dejó de nuevo un extraño sabor en el aire. Vettel asegura que el equipo no pudo dormir completamente tranquilo, pero finalmente lo superaron. "Creo que lo asumimos y obviamente fue bueno para nosotros empezar desde la parrilla, pero también estaba claro que probablemente no iba a ser la última acción que se iba a tomar. Pero, para ser honesto, hay más quejas que mapa motor en el coche".

Pero este fin de semana en Alemania las cosas serán diferentes. Vettel, sin embargo, confía en que el RB8 no merme sus cualidades. "Obviamente lo que teníamos en el coche en Hockenheim fue lo que decidimos montar para la carrera, porque creíamos que era lo más rápido. Desde ahora será un poco diferente. Es difícil de expresar; es difícil decir si dos décimas, media décima o nada. No se puede medir", explicó Sebastian.
Por Héctor Campos