El delantero argentino y el jugador holandés causaron furor en su llegada a la ciudad de Tánger


La llegada del FC Barcelona a Tánger no pasó desapercibida. Centenares de aficionados esperaban la llegada de la expedición azulgrana que partió desde el aeropuerto de El Prat cerca de las 11:00 y aterrizó en la ciudad marroquí pasadas las doce del mediodía.
Todos querían ver de cerca a los jugadores dirigidos por Tito Vilanova poniendo especial atención en Leo Messi e Ibrahim Afellay. El jugador holandés del FC Barcelona es de origen marroquí y en Tánger todos le esperaban con los brazos abiertos aunque, sin embargo, fue Messi quien volvió a ser el auténtico protagonista de la llegada.
En el aeropuerto se prepararon dos dispositivos de seguridad especiales para acompañar a Messi y Afellay con diez personas - entre personal del aeropuerto y también del club - que velaban por ellos y que pudieron cumplir con su trabajo a la perfección.
Tras aterrizar, el equipo se desplazó al hotel de concentración para descansar antes de dirigirse al estadio donde jugarán contra el Raja Casablanca.