En España hay listados 26 monumentos amenazados según la organización World Monuments Fund (WMF). La lista es más amplia, desgraciadamente, pero estos son el número de proyectos que WMF tiene en marcha para salvaguardar el patrimonio cultural en nuestro país.Financiada por la Charities Bureau y donaciones voluntarias, la WMF actúa desde 1965 y ya opera en más de 90 países del mundo. Hemos seleccionado una breve y revelador lista del patrimonio español en peligro que posiblemente no imaginábamos.



1. El acueducto de Segovia sin fondos

Sorprende ver al Acueducto de Segovia en la lista. Las dimensiones y la potencia histórica del acueducto parecen pesar más que los siglos sobre sus piedras. Pero desde WMF nos advierten de que hasta 2006 no se desarrolló un plan integral de gestión y de que faltan recursos para “hacer frente a la erosión de las piedras, el aumento de las vibraciones y la contaminación de los coches”.



2. El Berrocal de Trujillo y la energía solar

Trujillo es una histórica y hermosa villa de Cáceres (Extremadura), situada sobre un promontorio que domina el territorio. La relación de la villa con el entorno es esencial: el berrocal, un lugar caracterizado por “afloramientos de granito” tras millones de años de erosión de la superficie, también corre peligro.La causa de la alteración se encuentra en el plan de construir una planta solar. Un caso paradójico de cómo el impulso de energías renovables puede también ocasionar perjuicios si no se plantean vías de negociación.



3. Toledo, crecimiento urbano y conservación

Patrimonio de la Humanidad. Sólo en Toledo hay 4 actuaciones de WMF sobre el patrimonio. Prestamos especial atención a una de ellas: los paisajes de las vegas Alta y Baja, entorno verde que rodea la ciudad y que ya fueron pintados por El Greco o por Sorolla.Es este paisaje el que está amenazado debido a un plan de urbanización de 7.000 viviendas a orillas del río. No es la única relación compleja entre crecimiento y conservación.



4. Ávila, la presión del desarrollo

Patrimonio de la Humanidad. Nuevamente, el desarrollo urbano. Las murallas alzadas en Ávila desde el s. XI, las más de 80 torres y 9 puertas parecen tambalearse no por el peso de la historia sino por la escasa “planificación cuidados e integrada” que denuncian desde WMF. Y aseguran que el “estado de protección del patrimonio arquitectónico de Ávila nunca sido más crítico”.



5. La resistencia de Numancia

Hasta el mismísimo Cicerón mencionó a Numancia en sus discursos. Roma convirtió este asentamiento cerca de la actual Soria en un escenario sangriento que se prolongó demasiado. La resistencia de los numantinos fue épica: se construyeron 7 campamentos conectados por un muro de 9 km, aún visible.Lo que no ha conseguido el tiempo quizá lo pueda conseguir “el plan de construcción de un parque industrial y un complejo urbano”, según informa WMF. Esperamos que Numancia resista de nuevo.