El germano quiere coger fuerzas para la última parte de la temporada
El bicampeón del mundo, Sebastian Vettel, insiste en que tanto él como Red Bull seguirán centrados en la temporada 2012, a pesar de no haber tenido un buen campeonato hasta ahora. El alemán va tercero en el Campeonato, pero únicamente se ha subido a lo más alto del podio una vez, en Bahréin. Con todas las últimas acusaciones al equipo, el piloto de las bebidas energéticas quiere tomar fuerzas durante este verano para darle un último empujón a la temporada a la vuelta de vacaciones.

El piloto alemán empezó la temporada con la esperanza de poder encadenar su tercer campeonato de pilotos consecutivo, cosa que sólo han conseguido pilotos dos pilotos en la historia, Michael Schumacher y Juan Manuel Fangio.

Pero la realidad es que con la mitad de los Grandes Premios ya disputados, Sebastian Vettel está tercero a 42 puntos del líder, Fernando Alonso, y con su equipo constantemente bajo sospecha o envuelto en alguna investigación.

Da igual que haya sido por buscar el límite técnico del reglamento, o por una sanción después de la carrera descrita por Helmut Marko como "condenar a muerte por robar gallinas", la verdad es que Red Bull no ha tenido el inicio de campeonato que se esperaba.

"Teníamos un buen coche con el doble difusor, pero fue prohibido. Luego tuvimos un buen coche con el difusor soplado, pero también fue prohibido. ¿Por qué? No tengo ni idea", se quejó el piloto de Red Bull a la revista alemana Bild.

Añadido a la prohibición del fondo plano, del mapa motor, y del regulador de altura, queda claro que el enfoque de Red Bull en la Fórmula 1 está en riesgo de sucumbir. Sin embargo, Vettel asegura que los problemas que ha tenido Red Bull "lejos de hacernos pedazos, nos unen aún más".

"Creo que nos vendrá bien el parón. Es una de las temporadas más largas en el mundo del deporte, así que aunque esté ansioso por volver a correr creo que hay que aprovechar este descanso", afirmó Vettel, ya centrado en descansar para poder afrontar la segunda mitad de la temporada con la mayor energía posible.
Por Nacho Salceda