MOTRIL (GRANADA), 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional está investigando la autoría de un mensaje que han recibido los padres de María Teresa Fernández, la joven de Motril (Granada) de cuya desaparición el 18 de agosto del año 2000 se cumple este sábado doce años, en el marco de las investigaciones realizadas para esclarecer este caso, según han informado fuentes consultadas por Europa Press.

El mensaje, que fue enviado desde una cabina pública el pasado 5 de agosto, hace alusión a la desaparición y dice a los padres que si quieren conocer lo que pasó con su hija que le pregunten a los "envidiosos" de los motrileños. La investigación desarrollada por los agentes implicados en el caso ha permitido saber que el mensaje fue enviado desde un teléfono público del centro de la ciudad.

Además existe una grabación en la que se puede observar cómo una persona manda un mensaje desde la citada cabina y segundos antes de la hora en la que Antonio Fernández, padre de María Teresa lo recibió en su móvil personal.

El progenitor ha señalado que desconocen si la persona que les ha enviado el texto "sabe algo o por el contrario todo es una broma". Por ello, le ha solicitado que dé la cara de forma voluntaria y les cuente todo lo que sepa, pero que no les engañe.

El padre de María Teresa ha explicado que hace unos tres meses recibieron una llamada de teléfono en la que una persona les decía que su hija estaba enterrada en una ubicación concreta de una parcela de Motril. Antonio pidió permiso al propietario del terreno para realizar una zanja de 12 metros cuadrados y cinco de profundidad pero la joven no estaba allí.

Por su parte, la madre, Teresa Martín, ha comentado que los días "son un sinvivir" por la ausencia de noticias y de información sobre si su hija está viva o muerta y la ubicación en la que se encuentra.

"Desde la desaparición de Mari Tere no encuentro nada que me haga ilusión". "Es muy difícil porque no es una muerte lo que yo estoy pasando, no es un duelo, porque no sé tampoco si está muerta y esto no sabría cómo explicarlo pero diría que es peor que la propia muerte, peor que si me hubieran dicho aquel 18 de agosto a tu hija la ha pillado un coche o a tu hija la ha matado alguien, por lo menos yo sabría dónde está mi hija, no que después de doce años nosotros no sabemos nada".

En cuanto a las dos cartas recibidas hace algo más de un año en las que se decía que María Teresa podría estar en un paraje al oeste de Motril, ambas han quedado descartadas tras las investigaciones realizadas por la Policía y el propio padre porque "había mucha contrariedad".

Los agentes comprobaron todo lo que se decía en los escritos (uno de ellos con recortes de periódicos) y se habló con los propietarios de la finca en la que la joven podía estar y no había nada de cierto.

DOCE AÑOS

María Teresa Fernández desapareció el 18 de agosto de 2000, cuando tenía 18 años, en la Avenida de Andalucía de Motril, en pleno centro de la ciudad, desde donde iba a encontrarse con unos amigos para posteriormente trasladarse hasta el recinto ferial, ubicado a unos dos kilómetros de allí.

Desde que desapareció, los padres de la joven iniciaron una campaña en su búsqueda que los llevó a repartir carteles con su fotografía por todas las comunidades autónomas, acompañadas de manifestaciones mensuales para evitar que el caso cayese en el olvido.

En su lucha, contactaron con pescadores y camioneros para que llevasen la imagen de su hija a todos los rincones del país y anunciaron recompensas en páginas web a quien aportara pistas sobre su paradero.

Desde un primer momento, los padres de María Teresa Fernández descartaron la posibilidad de que su hija se escapara de casa porque no encuentran razones para ello. Aparte de los últimos avances, solo se sabe que la joven mandó un mensaje corto al móvil de su novio que decía: "puede que tarde pero voy, espérame".