El consejo de administración de Radio Televisión Valenciana (RTVV) ha aprobado definitivamente esta madrugada el ERE en el ente público, que incluye finalmente un máximo de 1.198 despidos, en el transcurso de una tensa reunión que finalizó tras más de 4 horas y media, al filo de las dos de la madrugada.



El PP hizo valer su mayoría absoluta en este órgano y respaldó en solitario el Expediente de Regulación de Empleo, que contó con el rechazado unánime de los representantes de la oposición. En total, siete votos a favor por cinco en contra del ERE. Los ‘populares’ abandonaron la sede a bordo de tres vehículos que salieron del garaje escoltados por la Policía, y en medio de una lluvia de huevos.


Los consejeros de la oposición, por su parte, ya han anunciado que impugnarán la reunión celebrada esta noche y reclamarán la nulidad del expediente. El comité de empresa ya había avanzado este martes la interposición de un recurso colectivo ante los tribunales.


Aún así, el documento aprobado por el consejo esta madrugada ha sufrido leves modificaciones respecto a la propuesta cerrada el pasado viernes por la dirección de la empresa, tras el fracaso de las negociaciones con los sindicatos.
Los consejeros del PP han presentado una oferta de última hora para mejorar las condiciones de salida de los despedidos. En concreto, se ha incorporado un complemento que permitirá a los mayores de 45 años cobrar 400 euros extra que se sumarán durante 6 meses a la prestación de desempleo.


Finalmente, también se ha rescatado la creación de una bolsa de trabajo que permanecerá activa hasta agosto de 2015 y donde los afectados por el ERE tendrán preferencia para futuras contrataciones.


La dirección de RTVV había propuesto ambos puntos en las ofertas trasladadas al comité de empresa al término de la pasada semana. Sin embargo, fueron excluidas de la redacción de la propuesta definitiva tras el cierre de las negociaciones.


Los despidos, a partir de septiembre



Este Expediente de Regulación de Empleo, que será presentado este miércoles ante la Dirección General de Trabajo, forma parte de un plan integral de reestructuración del grupo RTVV y supondrá un ahorro de entre 40 y 42 millones de euros anuales para las arcas públicas, dejando la plantilla de la televisión autonómica en 480 personas.


Las salidas de trabajadores comenzarán a lo largo del próximo mes de septiembre y podrán extenderse hasta el 31 de agosto de 2013, en función de los plazos de las externalizaciones previstas en la nueva Ley del Estatuto de RTVV, aprobada por las Cortes Valencianas el pasado 12 de julio.


Protestas de los trabajadores



Mientras los miembros del consejo de administración debatían en torno a los despidos, alrededor de 200 personas hacían sonar sus bocinas, alarmas y silbatos al tiempo que lanzaban proclamas y exhibían pancartas contra los promotores de este proceso. Los concentrados, eso sí, eran menos que en ocasiones precedentes.


Como ya sucediera hace un mes, los manifestantes pretendían increpar a los consejeros propuestos por el PP. Sin embargo, esta vez no han tenido que escapar del tumulto a través de la cocina del Vips.


Férreo cordón policial y lluvia de huevos



Para evitar que se reeditaran escenas como las de hace un mes, la delegación del Gobierno estableció un dispositivo mucho más ambicioso en el que se coordinaron decenas de efectivos de la Policía Nacional, Autonómica y Local.
Los agentes acordonaron la sede del consejo de administración de Canal 9 con vallas y furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) para impedir que los trabajadores del ente público pudieran acceder al recinto. Sólo los periodistas, y tras acreditar esta condición, pudieron superar el control.


Aún así, se registraron diversos momentos de tensión incluso antes de que la reunión se diera por concluida. Al filo de la una de la madrugada, se produjeron algunos empujones entre sindicalistas y policías, después de que los agentes intentaran registrar a uno de los concentrados. El incidente concluyó con una lluvia de huevos contra el policía.


Finalmente, los agentes antidisturbios tomaron posiciones para despejar un carril de escape en torno a las 2.30 de la mañana. Los consejeros del PP salieron pocos minutos después desde el garaje, a bordo de tres vehículos y escoltados por la Policía. Los manifestantes lanzaron huevos contra los vehículos, que huyeron a toda velocidad.