Una monja a la madre superiora:
- Madre, estoy embarazada.
- Bueno, te vas del convento y vuelves dentro de dos años.
Al día siguiente otra monja...
- Madre, estoy embarazada.
La madre superiora ya estaba harta pero le da la misma solución... así igual varias monjas. Un día reúne a todas las mojas que quedan y les dice:
- Por un problema, me tengo que ir del convento durante dos años. Ahora, como pille a la que va llenando de semen las velas...