El equipo inglés elevó una queja a la FA "por lenguaje inapropiado del árbitro contra dos jugadores en incidente separados".
El Chelsea también critica la actuación del colegiado, que expulsó por roja directa a Ivanovic y por doble amarilla a Torres.
Según recogen varios medios ingleses, algunos jugadores del Chelsea escucharon decir al árbitro Spanish twat ('Español gilipollas').


La Federación Inglesa de fútbol (FA) ha abierto este lunes una investigación sobre la actuación del árbitro Mark Clattenburg en el partido Chelsea-Manchester United del domingo durante el que presuntamente insultó al español Juan Mata y al nigeriano John Obi Mikel.


El club londinense presentó una queja formal a la FA en la que acusaba a Clattenburg de insultar a Mata y de utilizar lenguaje racista contra Mikel en el encuentro que enfrentó a los dos primeros clasificados de la Liga y que ganó el United por 2-3. Según recogen varios medios ingleses, algunos jugadores del Chelsea escucharon decir al árbitro Spanish twat ('Español gilipollas').

De momento, la Federación no hará más comentarios sobre este temaAdemás, la policía metropolitana de Londres ha lanzado otra investigación por una presunta agresión contra uno de los miembros de seguridad del estadio durante el transcurso de este polémico partido, que acabó con dos expulsados del Chelsea; el serbio Branislav Ivanovic y el español Fernando Torres.

"La FA ha empezado una investigación sobre las alegaciones que se hicieron después del partido disputado en Stamford Bridge entre el Chelsea y el Manchester United. De momento, la Federación no hará más comentarios sobre este tema", anunció en un escueto comunicado en su web.

El sindicato arbitral británico Prospect Union mostró su "apoyo total" a Clattenburg que, a raíz de este incidente, no arbitrará ninguno de los partidos de la próxima jornada de la Premier. "Ofrecemos total apoyo a Mark Clattenburg en relación a las alegaciones presentadas contra él. Es importante que se investigue a fondo este incidente en un proceso adecuado y rápido", señaló.

Este incidente llega en un momento de mucha sensibilidad en el Reino Unido sobre el racismo en el fútbol después de la sanción de cuatro partidos contra el capitán del Chelsea y excapitán de Inglaterra John Terry por proferir comentarios xenófobos contra Anton Ferdinand del QPR.

Además, la policía metropolitana londinense también ha iniciado una investigación después de que un miembro de seguridad de Stamford Bridge resultara herido por un objeto lanzado desde la grada tras el tercer gol del United, conseguido por el mexicano Javier Chicharito Hernández en aparente fuera de juego.

Protestas por la expulsión de Torres

En el plano deportivo, el Chelsea también criticó la actuación del colegiado que, además de dar como legal el gol de Chicharito, expulsó por roja directa a Ivanovic y por doble amarilla a Torres, la segunda por entender que se había tirado tras una entrada de Jonny Evans.

La expulsión de Fernando es incomprensible, pero el Chelsea nunca se rindeSu expulsión, que inclinó la balanza hacia el 2-3 a favor de los "diablos rojos", es "incomprensible", según dice su compañero de equipo, el centrocampista español Juan Mata. "La expulsión de Fernando es incomprensible, pero el Chelsea nunca se rinde", escribió Mata en su entrada semanal en el blog Grada 360.

"Cuando el equipo creía más que nunca en la victoria, nos quedamos con nueve hombres sobre el terreno de juego, tras una incomprensible expulsión de Fernando. Pero prefiero quedarme con lo positivo del partido, competimos mientras pudimos contra un gran rival y respondimos bien a la adversidad en el marcador", afirmó el jugador.

El entrenador del Chelsea, el italiano Di Matteo, defendió también la actuación de Torres y aseguró que la caída fue culpa del defensa de los "diablos rojos" Jonny Evans. El técnico de los "blues" considera que Evans mereció la expulsión por esta acción, ya que arruinó una jugada del español cuando éste se encontraba al borde del área del United, que podría haber culminado en gol.

"Para nosotros era un tiro directo y creo que Evans debería haber sido expulsado porque Torres se dirigía a la meta. Todo favoreció al United y eso nos hace realmente infelices", afirmó Di Matteo, decepcionado por la derrota por 2-3 frente al Manchester United. "Es una vergüenza, porque era un buen partido con dos grandes equipos y los árbitros lo arruinaron", añadió Di Matteo.

Por su parte, el técnico del Manchester United, el escocés Alex Ferguson, responsabilizó plenamente a Torres de lo ocurrido, ya que el español "pudo haber seguido corriendo pero él decidió dejarse caer. Podría haber continuado y marcado un gol. Eso es lo que no puedo entender", afirmó Ferguson.

"Yo no hubiera desperdiciado esa oportunidad. Nunca me habría tirado. Pero él lo hizo y ya había sido sancionado, así que es culpa suya", apuntó el veterano entrenador, quien alabó la perseverancia del Chelsea, un equipo que "nunca se rinde" y que sigue liderando la Premier con un punto de ventaja sobre el United.