Una mujer está en la cama con su amante cuando oye al marido llegar.
Vamos - le dice al amante - De prisa, quédate en pie allí en la esquina.
Rápidamente , ella cubre el cuerpo del amante con aceite y lo salpica con
talco por encima y le dice:
No te muevas hasta que yo te diga. Finge que eres una estatua.Yo vi una igualita en casa de los Almeida. En eso, el marido entra y pregunta:
¿Qué es esto?
Ella, fingiendo naturalidad:-¿Eso? Ah, es sólo una estatua. Los Almeida colocaron una en el cuarto de
ellos y me gustó tanto que compré una igual. Y no se habló más de la estatua. A las dos de la madrugada, la mujer estaba durmiendo y el marido todavía está viendo TV.
De repente, el marido se levanta, camina hasta la cocina, prepara un sándwich, agarra una lata de cerveza y va para el dormitorio. Allí, se dirige a la estatua y le dice: "Toma, come y bebe algo, hijo de la gran puta. Yo me quedé dos días como un idiota en el dormitorio de los Almeida y ni un vaso de agua me ofrecieron".


Temas similares: