La coyuntura actual ha cambiado la mentalidad de los profesionales y, especialmente, de los españoles, que han dejado atrás sus reticencias a la movilidad para buscar un puesto de trabajo internacional. Así, el número de demandantes de empleo para trabajar fuera de nuestro país se ha duplicado desde que comenzase la crisis y se ha intensificado aún más en los últimos dos años, según los datos del Departamento de Movilidad Internacional del Grupo Adecco.


En Europa, el 44% de los estudiantes de programas de postgrado o alumnos de másteres, principalmente del área de administración de empresas, encuentra trabajo fuera de su país de origen, según los últimos datos de un informe de ESCP Europe, lo que corrobora la fuga de perfiles cualificados fuera del mercado nacional ante la falta de oportunidades.

Esta situación "no siempre es negativa para España porque los jóvenes retornan años después con una experiencia que, puede ser enriquecedora para el país y muy valorada en las empresas", según el ministro de Educación, José Ignacio Wert.

La plataforma de científicos Investigación Digna no está de acuerdo con estas declaraciones: "La fuga de investigadores es una de las mejores cosas, pero no para España, sino para los países de acogida", ya que el viaje de los profesionales españoles "en ningún caso, sería de ida y vuelta", afirma el colectivo en un comunicado.

La fuga de talento se dirige, como primera opción, a los países del entorno europeo más fuertes económicamente como Alemania; pero también a Reino Unido y Francia, junto a otros como Holanda o Luxemburgo, cuyas tasas de paro superan ligeramente el 5 por ciento. Aunque también hay otros destinos como el Emirato de Dubai o países como Brasil, India o China.

¿Por qué irse fuera?

En el sur de Europa el número de ofertas de trabajo que se mueven es infinitamente menor que en otros países. Ramón Aragón, director de Salidas Profesionales de ESCP Europe, "las ofertas de trabajo son escasas, pero el mensaje positivo es que sigue habiendo empleo. Pensemos que sólo un 20% de las ofertas de trabajo salen a luz pública, el 80% no se publican en ningún sitio. Es decir, se cubren directamente con las bases de datos de las propias empresas y las cada vez más habituales candidaturas espontáneas de los profesionales".

Según el Estudio de Movilidad Internacional Laboral de Randstad, un 65% de los trabajadores, entre 18 y 25 años, está dispuesto a cambiar de país por un trabajo. Cuanto más joven es el profesional, más predisposición tiene hacia la movilidad laboral, una percepción que ha subido dieciséis puntos porcentuales respecto a 2011.

Sectores más demandados

Según los últimos datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (Cera), que elabora el Instituto Nacional de Estadística, son más de 350.000 los españoles que se han marchado fuera de España en estos años de recesión.

Los principales sectores de actividad en los que se encuentra trabajo fuera son: finanzas/banca (23%), consultoría (15%) industria farmacéutica, salud, cosmética (11%), ecommercce, IT y telecomunicaciones (5%), industria química/industria energética (5%), industria del transporte (5%), alimentación y bebidas (4%) y otros (32%).

Según Ramón Aragón, "los sectores con mayor futuro ahora mismo son aquellos que hacen más fácil la vida a los demás, relacionados con las nuevas tecnologías, apps y asistencia social". El 89% del alumando de la escuela ESCP Europe, cuatro meses después de graduarse consigue un trabajo. Eso sí, la mayoría encuentran empleo fuera, seguramente por ese perfil internacional que les caracteriza. Y es que para todos ellos salir fuera no es una maldición, como hasta hace poco significaba para algunos españoles, sino que es un incentivo para sus carreras profesionales.

¿Quién viaja más?

El informe de movilidad internacional de Randstad también analiza el deseo de los jóvenes de cambiar de país en función de las diferentes comunidades autónomas en la que residan.

En este ranking elaborado por la compañía destacan extremeños (87%), madrileños (86%) y vascos (70%) como los más dispuestos a salir de España en busca de una oportunidad profesional. Tras ellos, se sitúan asturianos (69%), manchegos (67%) y murcianos (66%).