Era un tio que se compro un aparato para ordeñar vacas, y eso que llega a su casa y le viene a la cabeza masturbarse con el ordeñador. Entonces mete el pene por uno de los orificios y lo enciende. Está ahí con la maquina que no se puede apagar y no puede sacar el pene, y arrastrandose (a causa de aquel orgasmo tan largo e insoportable) hacia el telefono, marca el numero de la tienda de donde lo habia comprado y deseperado dice:

-Cuando se para esta maquina???.

-Que máquina?- dice el de la tienda.

-El ordeñador automatico.

-Ah! Pues se apaga cuando llega a los 50 litros.