Las cuentas de la Junta para 2013 retroceden muy por encima de la media en bienestar, violencia de género, cooperación, inmigración, empleabilidad, desarrollo rural, deporte, turismo y espacios naturales


La protección social a los colectivos más vulnerables y el fomento del empleo son las políticas generales más perjudicadas en los primeros Presupuestos del nuevo Gobierno PSOE-IU en la Junta de Andalucía. Las cuentas para 2013 recortarán un 17,4% los recursos a la seguridad, protección y promoción social (donde se integran estas políticas), de 3.463 a 2.862 millones, 601 millones menos (ver tabla). El análisis de los programas del proyecto de Presupuestos de la Junta para 2013 detalla además un retroceso en las políticas medioambientales, el turismo, el deporte, el comercio, el desarrollo rural, la cooperación internacional, la cultura o la innovación y evaluación educativa.

Estos recortes los provoca en gran medida la obligación de la Administración de hacer frente a los pagos de la deuda, que se eleva en el próximo ejercicio un 60%, de 2.229 a 3.581 millones. Las cuentas de la Junta para 2013 bajan un 4,1% (de 32.020 millones en 2012 a 30.706 millones).

Para pagar esa deuda y dar cabida a las novedades de estos Presupuestos, la Junta recorta un número importante de políticas en un porcentaje superior a la media. Es el caso de la seguridad, protección y promoción social, un 10,6%.

En 2013, sólo las políticas de dependencia se mantienen, al pasar de 1.187 a 1.108 millones, un 6,6% menos. Sin embargo, otros colectivos sociales sufren los recortes. El plan de drogodependencias cae en un 20,2%, de 43 a 35 millones; la atención a la infancia un 15,8%, de 168 a 141 millones; el bienestar social (familias, mayores, discapacidad,...) un 33,6%, de 102 a 67 millones; el voluntariado un 27,2%, de 4,6 a 3,4 millones; la coordinación de las políticas migratorias un 54,1%, de 15,8 a 7,2 millones y la prevención y protección de la violencia de género un 54,4%, de 8,6 a 3,9 millones. Se estrena con 626.891 euros las ayudas para la memoria democrática.

Pero dentro de este capítulo la bajada más pronunciada la tienen las acciones para el fomento del empleo, denominadas de promoción social. Si este año se destinaron 1.183 millones, en 2013 serán 825 millones, un 30,3% menos.




La mitad del montante para estas políticas se lo llevarán la formación profesional (322 millones) y las acciones para empleabilidad, intermediación y fomento del empleo (307 millones). Pero el año pasado estos programas tuvieron 1.084 millones, un 41,9% más y, en 2011, 1.079 millones.

Este recorte para políticas activas de empleo padece la disminución de las transferencias por parte del Gobierno central. También, al igual que las políticas de protección social, sufren la desaparición de consejerías específicas en el organigrama de la Junta (Igualdad y Bienestar Social y Empleo) que luchasen por una mayor asignación de recursos.

También bajan los servicios a la juventud, de 39,4 a 23,4 millones, un 40,5%. Suben los fondos para inclusión social, al añadir al salario social otros 60 millones para el anunciado plan extraordinario para parados y mujeres en riesgo de exclusión y un 17,4% las acciones para la igualdad y promoción de las mujeres, de 34,5 a 40,5 millones. Pero, como puede comprobarse, estas novedades no palian ese recorte de un 17,4% en las políticas más sociales de la Junta de Andalucía, como son la protección a personas desfavorecidas y la empleabilidad.

Los recortes presupuestarios también golpean a las políticas medioambientales (bienestar comunitario). Las acciones de cambio climático y calidad ambiental caen de 80,2 a 42,9 millones (un 46,5%) y en igual medida las inversiones para espacios naturales y participación ciudadana, de 64,9 a 33,9 millones. Crecen las acciones de gestión del medio natural (prevención de incendios, conservación de especies,...) un 3,4%, hasta los 286 millones, aunque en 2011 estos fondos fueron de 334 millones.

La caída de la inversión se nota en las infraestructuras de transporte un 4,3% y, en mayor profundidad, en las instalaciones deportivas, que de 32 millones pasan a contar con sólo 18, un 42,8% menos, dentro del espectacular tajo a estas políticas desde 2010. Crece en cambio notablemente las actuaciones en materia de agua, de 265 a 383 millones, un 44,2% más. También aumentan las políticas de vivienda (de 108 a 125) por la rehabilitación y se mantiene en 355 millones las partidas para investigación científica e innovación. No obstante, Educación destinará un 51,2% menos, de 180,3 a 87,8 millones, a sus trabajos de innovación y evaluación educativa. Igual sucede en la investigación agraria y pesquera (de 70,8 a 58,8 millones, un 17% menos). El desarrollo sostenible del sector agrario pasa de 154 a 127 millones y las acciones para desarrollo rural de 108,4 a 57,4, un 46,9%. El presupuesto para otros sectores productivos también baja, como la pesca (un 21%) o la minería (22,1%).

La cultura desciende un 15,1% y el turismo un 36,7%, de 166 a 105 millones, sobre todo en calidad e innovación turística, que pasa de 94 a 18 millones. También las políticas para comercio se reducen de 20 a 13 millones. Y el fomento empresarial, a pesar de consignar 131 millones para emprendedores, cae un 9,6%. Por último, la cooperación internacional se reduce un 39,4%, de 72 a 44 millones.

Aunque no son partidas muy cuantiosas, sí incrementa el presupuesto de la Junta para su planificación financiera, como consecuencia de los objetivos de estabilidad presupuestaria. También sube la comunicación institucional, de 130 a 151 millones. Es reseñable el ahorro de la Administración en su estructura, ya que gastará un 60,5% menos. La partida de altos cargos baja un 5,3%, en la media, con 124 millones.