Un ciego esta sentado en un banco tomando el sol. De repente, se le acerca un perro, levanta la pata y se le mea encima.
El ciego empieza a acariciarle el lomo y un hombre que pasa por allí le dice:
- Pero oiga, ¿cómo le hace mimos a ese perro? ¿Usted se ha dado cuenta de lo que le ha hecho?
- Sí, pero es que para darle la patada primero le tengo que encontrar los cojones.