Movistar ha querido aclarar los motivos que causó la caída de su servicio de Internet móvil durante varias horas en el día de ayer. El operador ha confirmado que un problema generado en el servicio de mensajería WhatsApp provocó la incidencia en su red de datos móviles.

Entre las 20.00 y las 1.30 horas de la pasada noche Movistar reconocía la incidencia técnica en su red. Los primeros mensajes que aparecieron en redes sociales y foros especializados fueron multiplicándose con el transcurso de la tarde hasta que la compañía admitió "irregularidades en el acceso a internet en el acceso GPRS y 3G". El fallo también repercutió en los usuarios de los Operadores Móviles Virtuales que operan a través de la red de Movistar, como el caso de Tuenti Móvil, cuyos clientes también mostraron su malestar.


El servicio de mensajería instantánea para móviles WhatsApp estaría detrás del incidente. Tal y como confirman, se trató de un problema del servicio a nivel mundial que impedía conectar a los usuarios, ante lo cual empezaron a enviar tráfico de forma ingente hasta el punto de saturar la red de Movistar, que no aguantó la enorme cantidad de paquetes por segundo.


La noticia, si bien puede sorprender desde el punto de vista de afectar a la red de un operador como Movistar a nivel nacional, no lo hace en lo que a caídas del servicio de WhatsApp se refiere. En numerosas ocasiones nos hemos hecho eco de los problemas de una aplicación adoptada por millones de personas y que fue durante la tarde del pasado domingo día 4 de noviembre (hora española) cuando registró el último incidente en su servicio e impidió a miles de usuarios comunicarse con sus contactos.

Al margen de estas caídas, más continuas de lo que sus usuarios desearían, WhatsApp también ha registrado otros fallos que han despertado polémica. Por ejemplo, en septiembre nos hicimos eco de un fallo de seguridad que dejaba al descubierto las contraseñas de los usuarios que empleasen el servicio en terminales Android y iOS. Asimismo, podía ser aprovechado para acceder a las conversaciones privadas de éstos, ante lo cual sus desarrolladores se vieron obligados a actuar de inmediato.