Contento y triste a la vez

Armando y su mujer estaban compartiendo una botella de buen vino, cuando él dice:
- Querida, apuesto a que no eres capaz de decir algo que me ponga contento y triste a la vez…
La mujer de inmediato responde:
- ¡¡¡Tu polla es la más grande de todo el pueblo!!!