Va un camionero al dentista todo acojonado. -Oiga, me duele la muela.
-A ver, abra la boca. -No, que tengo mucho miedo...
-Mire, ¿sabe que haremos?, le doy esta botella de whisky, usted echa algún trago, y vera como se le pasa el miedo.
Al rato, el camionero ya ha dejado la botella totalmente vacía: -Que...
¿se siente mas valiente ahora? -
Si... a ver quien es el guapo que me toca ahora la muela.