El conde y la condesa reciben a su administrador que le informa de que estan completamente arruinados.
Entre los tres andan pensando las formulas para disminuir los gastos, de pronto el conde dice
-si mi mujer aprende a cocinar, podriamos despedir a la cocinera y ahorrarnos su sueldo
el administrador y la condesa aceptan la propuesta con un movimiento de cabeza
-si mi mujer aprende a hacer la cama y ordenar la ropa podriamos despedir a la doncella
el administrador y la condesa vuelven a aceptar la propuesta, pero el admistrador les hace saber que no alcanza y que hay que despedir mas gente, pero no aciertan a ponerse de acuerdo a quien del servicio despedir.
hasta que la condesa exclama
- ya lo tengo!!! si mi marido aprende a follar, podriamos despedir al chofer...y al jardinero.... y al administrador.