Dos monjas, las encargadas de hacer la compra semanal en un convento de clausura salen con el coche del convento y al doblar la esquina se encuentran con la misma pareja de la guardia civil de trafico.

Uno de ellos se desabotona la bragueta y una de las monjas dice:

-Vaya hombre, otra vez la prueba del alcohol.