- Mamá, mamá ¿cómo es que tú eres blanca, mi papá es negro y yo soy de piel amarilla?
- Ay, hijito, si supieras qué fiesta hubo aquel día, ¡deberías alegrarte de no ladrar!