El piloto polaco que parecía cercano a Citroën podría estar cerca de tener un Fiesta RRC para hacer el Europeo con M-Sport.

Tras su regreso al mundo de los Rallies en pruebas regionales con un Subaru Impreza, Robert Kubica comenzó a elevar el listón de las pruebas en las que participaba y para las dos últimas apariciones de este 2012 contó con un Citroën C4 WRC. Por ello y por como han ido trascurriendo las últimas semanas, todo apuntaba a que el piloto polaco Robert Kubica podría estar muy cerca de firmar algún tipo de acuerdo con Citroën ya sea para competir en Rallies o incluso para colaborar en el nuevo proyecto que la marca de PSA tiene entre manos como es el WTCC.

Sin embargo, el prestigioso medio Autosport nos ha sorpendido en su edición escrita ya que prácticamente dan por cerrado un acuerdo entre M-Sport y Robert Kubica para que el polaco haga toda la temporada completa del nuevo Europeo de Rallies (ERC) con un Ford Fiesta RRC. Bien es cierto que Malcolm Wilson ya había anunciado su interés en el ex piloto de Fórmula 1, pero ahora parece que los rumores de un posible equipo de fábrica de M-Sport en el ERC, este interés ya citado y la presencia de Kubica podrían formar un solo proyecto.

Aunque Citroën parecía haber tomado la delantera, el papel fundamental de este posible acuerdo lo forma el permiso que ha recibido M-Sport por parte de la FIA para modificar el Ford Fiesta RS WRC o bien la versión RRC. Esta exención recibida por el equipo de Malcolm Wilson permitiría a los ingenieros del preparador británico modificar la palanca de cambios de estos modelos, lo que sin duda facilitaría la conducción a un Robert Kubica que todavía arrastra problemas en su mano desde su terrible accidente.

Señales y respuestas

Como hemos dicho la primera marca en ponerle delante un coche como el C4 y un programa fue Citroën pero parece que M-Sport podría llevarse la palma con la contratación del piloto polaco, que pilotaría un Ford Fiesta RRC (la versión con brida pequeña y aerodinámica más simple del WRC) con rendimiento más que de sobra para poder competir con los S2000 y poder luchar por todo en el ERC, campeonato que llama la atención tanto del preparador como de Robert Kubica por la importancia que ha cobrado tras su última remodelación.