-Dos tíos iban en un barco que naufraga y llegan a una isla desierta. Los años empiezan a pasar en solitario. Un día:

-¡Jo, las ganas que tengo de tirarme a una tía!

-Oye, y ¿por qué no probamos a... bueno... entre nosotros...?

-¡Pero qué dices! ¡Que asco ! claro que... bueno, venga, vamos a probar... tu primero...

Total, que el primero empieza a darle. Al cabo de un rato ya se ha emocionado, y le da un besito en la espalda.

-¿Pero qué haces? ¡Nada de mariconadas, eh!