Una mujer muy elegante y bella sale de un bar con una borrachera bestial.

Caminando tambaleante hacia su coche, un Rolls Royce último módelo, trata de abrir la puerta con sus llaves, pero su estado se lo impide, hasta tal punto que cae y queda sentada al lado de la puerta del coche.

Patiabierta y sin bragas, observa hacia abajo y lo único que ve es su chocho, y comienza a hablarle:

Por ti tengo este coche,

Por ti tengo tantas joyas,

Por ti tengo tantísimo dinero,

Por ti puedo tener al hombre que quiera,

Por ti tengo una mansión...

y de repente se empieza a mear... y replica

¡¡ No llores coño, que no te estoy regañando